Establecidos y marginados

Por: Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación -Pares


Establecidos y marginados es un libro clásico de la sociología. El autor, Norbert Elías, trata sobre las barreras que construyen los seres humanos para diferenciarse unos de otros. Tal vez esa figura es la que mejor representa la actual situación electoral en Colombia. El país está a menos de un mes de la primera vuelta presidencial y los cambios políticos en la Colombia del postconflicto comienzan a verse, más rápido de lo que muchos esperábamos.

Colombia tiene un pequeño pero poderoso establecimiento de 54 familias que han gobernado este país en los últimos 120 años. Aún hoy los partidos tradicionales, Liberales y Conservadores, son de los más fuertes. De hecho, han gobernado desde la mitad del siglo XIX. América Latina, desde mediados de los años cincuenta del siglo XX, vivió trasformaciones políticas increíbles. La llegada de los socialdemócratas y socialcristianos destruyó el viejo bipartidismo entre Liberales y Conservadores. Tal vez Venezuela, Bolivia y Brasil son un buen ejemplo. También las dictaduras en toda la región, una vez terminaron, saldaron su salida del poder con una destrucción fuerte del sistema tradicional de partidos. De hecho, aún hay países que no lo superan y su sistema de partidos no termina de estructurarse.

Sin embargo, Colombia fue un caso atípico, pues el viejo bipartidismo construyó un modelo autoritario de repartición del poder. Este modelo, conocido como el Frente Nacional, se creó a finales de los años cincuenta del siglo XX y consistía en rotarse el poder entre los dos partidos. Al final, la consecuencia fue que las mismas familias de siempre han gobernado a Colombia. El abuelo del actual presidente Juan Manuel Santos fue presidente, al igual que el abuelo del candidato presidencial y exvicepresidente Germán Vargas Lleras.