Buscar

“Es un escenario válido el que escogió las Farc”

Por: Laura Cano. Periodista Pares.

El pasado 03 de octubre desde la JEP se comunicó que la Sala de Reconocimiento de Verdad y Responsabilidad había recibido una carta del antiguo Secretariado de las Farc-ep, en la cual se comprometen a aportar a la verdad, esclarecer y asumir los hechos relacionados con el homicidio de Hernando Pizarro León-Gómez, José Fedor Rey, Jesús Antonio Bejarano, Fernando Landazábal Reyes, Pablo Emilio Guarín y Álvaro Gómez Hurtado.


Respecto a este último han sido varias las opiniones, pues hay que señalar que por años quienes habían sido señalados por el asesinato del político y periodista cometido el 02 de noviembre de 1995 fueron principalmente Ernesto Samper, presidente de Colombia en dicho momento y Horacio Serpa, ministro de Interior entre 1994 y 1997, quienes a través de distintos medios habían dicho que este nuevo giro en esta investigación que llevaba la Fiscalía, ahora en cabeza de Francisco Barbosa, los ha dejado sorprendidos.


Ante este panorama Ariel Ávila, subdirector de Pares y director del programa El Poder de Semana TV entrevistó a los dos exfuncionarios, partiendo que sobre el asesinato de Gómez Hurtado han girado, además de lo asumido por los exguerrilleros, dos hipótesis; por una parte, que es la que ha planteado la familia, donde vinculan a Rasguño, un ex narcotraficante del Cartel del Valle que fue arrestado en 2004 y extraditado a Estados Unidos en 2007; a Danilo González, coronel (r) de la Policía; al Cartel del Norte del Valle, además, de Samper y Serpa como determinadores.


Por otro lado, se manejaba la hipótesis planteada en un libro de Jorge Gómez, donde dice que todo esto es un asesinato pensado por conspiradores del golpe a Samper, para haber tenido la posibilidad de debilitar al Gobierno de ese momento y hundirlo. Lo cierto es que ahora, como se dijo desde el partido Farc, se conoce que para la antigua guerrilla Gómez Hurtado fue considerado objetivo militar y enemigo de clase.


En este orden una de las aseveraciones que hizo el expresidente fue que: “ (…) Aquí estamos metidos en un laberinto absurdo; ellos (la familia) siguen repitiendo mentiras e invocando personajes que nunca han podido confirmar nada, pretenden convertir sus mentiras en verdades, por eso me parece que esto que lo que está pasando hoy con las Farc va a tener una primera consecuencia favorable, y es que se va a detener esta campaña política en la que están metidos con una hipótesis que nunca han probado”.


¿La familia va detrás de la indemnización?


Hay que señalar que este homicidio fue declarado por la Fiscalía el 19 de diciembre de 2017 como de lesa humanidad, argumentando que este crimen había sido perpetrado por narcotraficantes del Cartel del Norte del Valle, con esto se daba pasado a que el hecho no se prescribiera y fuera investigado pese al tiempo trascurrido. No obstante, también se ha buscado que este hecho sea considerado crimen de Estado por las vinculaciones que ha hecho la familia con el asesinato.


Con esto Horacio Serpa aseguró: “En las acciones judiciales en que ha participado la familia se reclama la indemnización. (…) Yo nunca los he escuchado decir que renuncian a cualquier tipo de indemnización con tal de tener verdad. Lo que quieren es plata, ténganlo por seguro”. Además, agregó Samper: “Su interés no es la vedad, ellos están haciendo un negocio con la memoria de Álvaro. (…) Lo que quieren es producir un ruido permanente en la investigación”.


A esto se suma en contrapeso a lo informado por la familia del político y periodista, que el expresidente afirmó en la entrevista que nunca hubo una enemistad entre el gobierno y Gómez Hurtado, incluso contó que:


Es falso que el gobierno fuera enemigo de Álvaro, en ese entonces no solo era Álvaro Gómez quien escribía editoriales en desacuerdo con el gobierno, con la financiación de la campaña, pero en el gobierno nunca hubo un control de prensa. (…) En ese entonces el ministro de Defensa era Juan Carlos Esguerra, que era una persona cercana a los afectos de Álvaro Gómez. Rodrigo Marín, exministro de transporte era un alfil político de Álvaro Gómez. Además, el ministro de Comercio Exterior era Daniel Mazuera, quien era su sobrino, el hijo de su hermana, es decir, Álvaro Gómez tenía una relación muy estrecha con el Gobierno, nunca hubo enemistad; es más, tuve la oportunidad de hablar con él muchas veces cuando yo era presidente”.

Adicional, durante la entrevista también se cuestionó sobre la entrevista que dio en su momento Fernando Botero (ex ministro de Defensa), quien había afirmado que Gómez Hurtado estaba siendo objeto de seguimientos por parte del DAS, estos también habían sido ordenados por Ramiro Bejarano, ante esto Samper dijo: “Fernando Botero después salió a decir que no le constaba, ni tenía pruebas. Hizo ruido, metió a unos narcotraficantes que eran supuestos los testigos, como alias Rasguño, pero nunca hubo ninguna respuesta. Ese fue un tema montado en los medios y alimentado por estos. No hay ninguna evidencia judicial sobre todo eso”.


Con esto vale la pena mencionar dos cosas; por un lado, que en su momento Myles Frechette, exembajador de Estados Unidos en Colombia había dado información del asesinato del periodista y político dando peso a lo que luego expondría Jorge Gómez sobre la posibilidad de que este había sido perpetrado por los conspiradores, y por ende la responsabilidad de los exfuncionarios sería una falsa hipótesis, no obstante, esta afirmación no fue tenida en cuenta por los familiares.


Tras esto, Horacio Serpa complementó diciendo que: “la Familia Gómez solo creen en lo que les conviene. En ese momento había la información que la personas mejor informada de Colombia era Frechette, y él en repetidas oportunidades dijo que ni Samper ni Serpa tenían nada que ver, pero en ese momento eso no le servía a la familia Gómez, a ellos solo les servía la mentira, la calumnia y el propósito de establecer quién del Estado era responsable para cobrar una suma de dinero”.


Por otro lado, hace un par de días Piedad Córdoba comunicó que conocía información del magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado, sin embargo, Mauricio Gómez, hijo del político aseveró para la Revista Semana que se estaba haciendo un plan para que el caso pasara a la JEP y las investigaciones queden suspendidas en la Fiscalía, incluso afirmó que en ocasiones anteriores se investigó el crimen vinculando a las Farc y no había pasado nada, por lo que dijo que pedirá cárcel para Córdoba.


Duque también opina


Del presidente no sorprende el silencio sobre algunos hechos que suceden en el país, no obstante, sobre este caso Duque sí se pronunció opinando que: “No voy a permitir que por una vía se trate de obstruir la verdadera responsabilidad que hay detrás de ese asesinato, porque adjudicarse esos crímenes cuando ya hay garantías de que nadie va a pagar cárcel no deja de generar dudas, sospechas, preocupaciones, y yo lo único que quiero es que ese crimen sea esclarecido y que no quedé ninguna duda, y si alguien se lo atribuye pero no corresponde a la verdad también se entienda que se está cometiendo un delito para obstruir la justicia en nuestro país. Pido que no se omita lo que ha dicho a familia”.


Sobre estas afirmaciones Samper opinó en entrevista con Ariel Ávila que: “Me preocupa este patrón sistemático de desconocimiento y reclamo a la justicia en el que está Duque desde hace varios meses, hay un desconocimiento sistemático en la autonomía de la justicia y veo un episodio inédito en la política del país, que es el jefe de Estado politizando la justicia, es decir haciendo consideraciones de carácter político sobre la justicia, eso me preocupa como demócrata”. Por su parte, Serpa aseveró: “Nosotros tenemos un régimen de separación de poderes. No me parece que el presidente se ponga a darle consejos al fiscal, ni a decir quién tiene la verdad, eso no corresponde al sistema democrático que tenemos”.


Finalmente, Ariel Ávila analizó que: “la versión Farc sí es coherente porque Manuel Marulanda comandante durante varios años de las Farc, nunca le había perdonado a Álvaro Gómez su discurso en el Congreso de las famosas repúblicas independientes que provocó una operación militar en Marquetalia, muchos años después Marulanda seguía recordando eso. Asimismo, por una estrategia marxista de que si asesinaban a Álvaro Gómez era posible el choque de elites provocara un colapso del régimen”.


Por último, es un hecho que la JEP está posibilitada para realizar dicha investigación procurando que sea la verdad la que salga a la luz a través de mecanismos de contrastación, lo que sigue demostrando la importancia de la justicia transicional y del Proceso de Paz, no solo para que los actores armados legales confiesen su responsabilidad con lo ocurrido en el conflicto armado, pero también para que los agentes del Estado digan la responsabilidad con los hechos. Adicionalmente, como concluye Samper: “Los medios tienen la responsabilidad de que esos reflectores no estén al servicio de las calumnias y de no pasar entero”.