Erradicación forzada, pandemia y abandono en El Catatumbo

Por: Lina Gaitán Mateus. Investigadora Pares.

Pilar* hace parte de las directivas de una de las organizaciones que propenden por la defensa de los derechos de las víctimas del conflicto armado interno existentes en la región del Catatumbo. Su voz representa las luchas y quejas de muchas mujeres que se enfrentan hoy en día al panorama violento desatado por las erradicaciones forzadas emprendidas por el gobierno de Iván Duque, pero quienes además deben desplegar formas de cuidado debido a las violencias que les acarrean las labores de liderazgo que ejercen en sus comunidades.


Pilar es una de muchas lideresas que habitan el departamento de Norte de Santander. Las siguientes líneas pretenden esbozar sus preocupaciones, y sus luchas y exigencias. Su nombre, lugar de residencia y demás datos biográficos fueron alterados para mantener el anonimato bajo el cual habló con nosotras.


Un panorama cada vez más difícil


“Usted ve [noticias] y encuentra eso tan verraco de los falsos positivos que se ha reactivado. […] Yo les digo a mis hijos, que cuidadito con las minas, con esa gente armada que dice ser de las FARC, con que se los lleven y los hagan pasar por falsos positivos. Siendo madre, ¿una cómo no se preocupa?”