Entrevista Pares: mesa de trabajo en Cúcuta a propósito de reapertura de la frontera

Por: Daniel Julián Parra

Integrante de equipo de investigación de Frontera – Pares


El día de hoy, en la ciudad de Cúcuta, se desarrolló una mesa de trabajo cuyo propósito era concretar una hoja de ruta de cara a lo que se viene en materia económica, para la región, con la reapertura comercial de la frontera colombo-venezolana. Este espacio fue propiciado por los senadores Antonio Sanguino, del Partido Alianza Verde, y Andrés Cristo, del partido Liberal, y se esperaba que contara con la participación de personas de la Cancillería, Migración Colombia, la Secretaría de Frontera de Norte de Santander, las autoridades locales y departamentales, y representantes del sector empresarial de la región. Sin embargo, de acuerdo a lo señalado por Sanguino, representantes de las entidades del Estado que habían confirmado asistencia a este encuentro finalmente no hicieron presencia, al parecer, por orden del Gobierno.


En el marco del desarrollo de este espacio, desde la Fundación Paz & Reconciliación (Pares) realizamos algunas entrevistas a personas que participaron de esta mesa de trabajo y aprovechamos, entre otras cosas, para ahondar no solo en lo que tiene que ver con la reactivación económica que implica la reapertura de la frontera, sino, además, las consecuencias que este hecho tendría en relación a garantías para los derechos humanos de las poblaciones migrantes y el escenario de seguridad que se configuraría de cara a las elecciones que se avecinan tanto en Venezuela como en Colombia.


Antonio Sanguino, senador de la República por el Partido Alianza Verde


Pares: Respecto a la reapertura de la frontera, ¿cuál es la intención de esta mesa de trabajo y qué opinión le merece toda esta situación?


Antonio Sanguino (A.S.): Esta mesa de trabajo tiene, precisamente, el propósito de estimular la reapertura de la frontera. Al margen de las decisiones que en materia diplomática tenga el presidente Iván Duque, que a juicio nuestro es una decisión equivocada mantener rotas las relaciones diplomáticas y consulares con Venezuela, hay un reclamo generalizado de la sociedad cucuteña y de la sociedad nortesantandereana, y de la gente de Arauca, y de toda la frontera, en el sentido de que se reabran las fronteras y de que se permita un flujo económico y comercial que ha existido históricamente, y que aún sigue existiendo (así estén cerrados los pasos fronterizos legales).


Por supuesto, nosotros queremos ir más allá: esta mesa de trabajo se va a ocupar, en el día de hoy, del tema de la reapertura de la frontera. Pero desde el Congreso de la República, en Alianza Verde, estamos promoviendo la creación de una Comisión Bilateral, Binacional, de los dos Congresos, del Parlamento Venezolano y del Congreso Colombiano, que permita ayudar a construir fórmulas que avancen en la normalización de nuestras relaciones diplomáticas y consulares con Venezuela. Sabemos que las relaciones diplomáticas son competencia del presidente de la República, pero ello no significa ponerle una mordaza al Congreso de Colombia para que desarrollemos iniciativas que contribuyan a mejorar las relaciones y a generar un clima distinto en las relaciones entre Colombia y Venezuela.


Pares: ¿Cómo podría interpretarse la reciente actuación del presidente de no reconocer el trabajo que se está haciendo acá en la frontera con el Gobierno oficial de Venezuela?


A.S.: Es una mezcla de torpeza y soberbia del presidente Iván Duque. Nosotros hemos cometido, además, la equivocación más inverosímil en materia de política exterior, que fue convertir en prioridad (de la política exterior de Colombia, y de este Gobierno en sus relaciones internacionales) el derrocamiento de un presidente, del principal país vecino de Colombia. Eso, digamos, no tiene antecedentes en la historia de Colombia ni en la historia de Venezuela. Como prioridad de nuestra política exterior, eso no tiene, digamos, explicación racional desde una perspectiva de una política de Estado. Y esa actitud hostil permanente de Duque respecto a Venezuela, que tuvo como último broche de oro invitar a Juan Guaidó a la celebración de los 200 años del Bicentenario, de la Constitución de Villa del Rosario de Cúcuta, pues lo que hace es agravar la crisis fronteriza, e incluso agravar el fenómeno migratorio que estamos recibiendo de Venezuela.


Pares: ¿Cree que con la reapertura de la frontera, de los pasos formales, podrían disminuir las dinámicas de violencia que se presencian acá en el territorio?


A.S.: Por lo menos se disminuyen los pasos ilegales, y eso permite un mejor control del flujo migratorio que va ocurriendo entre los dos países. No es suficiente. Por supuesto que ello ayuda a estimular la economía fronteriza, pero se requiere una estrategia integral para atender el desarrollo de la frontera que implique este asunto de las economías ilegales, este asunto de las presencias de fenómenos de violencia a lado y lado de la frontera. Pero este es un primer paso que es muy importante.


Pares: De cara a las próximas elecciones que se vienen en noviembre en Venezuela, y el próximo año en Colombia, ¿cree que se podría agudizar la violencia electoral en territorio fronterizo?


A.S.: Esperemos que no. Es muy probable porque hay fenómenos de violencia que, en todo caso, no son fenómenos de violencia política, así que no tendría por qué afectar la dinámica político electoral en ambos países; pero los resultados electorales deberían permitir un restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela.

Jaime Marthey, defensor del Pueblo de Norte de Santander


Pares: ¿Cuáles son sus primeras impresiones respecto a la reapertura de la frontera y la reactivación del intercambio comercial?


Jaime Marthey (J.M.): Desde el punto de vista de la misión de la Defensoría, nuestra labor es totalmente importante y relevante debido a que nosotros hemos sido testigos de primera mano de la violación de todos los derechos humanos que se ha presentado con el cierre de la frontera y con las situaciones que les hacen pasar a las personas. Y aspiramos que con la apertura de la frontera cese esta situación.


Pares: ¿Existe todavía una disputa a sangre y fuego por el control de la frontera?


J.M.: Yo no sabría decirle si a sangre y fuego, pero lo que está claro es que sí hay una disputa por los territorios, por las trochas, por los pasos ilegales, y esto genera unos negocios que finalmente terminan en delitos.


Pares: ¿Cómo ve el choque de posiciones entre el Gobierno interino de Venezuela y el Gobierno oficial?


J.M.: Es un tema político que manejan, como lo establece la Constitución, desde la Presidencia de la República. Nosotros a lo que apelamos es a que, por encima de esas diferencias, se tenga en cuenta a la sociedad civil.


Pares: ¿Tiene conocimiento de un caso en específico de violación a derechos humanos, en esta última semana, después del anuncio de reapertura a la frontera?


J.M.: Todos los días se violan los derechos humanos al tener cerrados los puentes. Empezando por la dignidad humana: hay mucha gente atropellada en su dignidad cuando les hacen quitar sus zapatos para pasar por una trocha, o para pasar por un río, y de ahí para adelante pues todas las violaciones que nosotros conocemos por las noticias, y por las denuncias que recibimos.


Pares: En cuanto a las próximas elecciones que vienen, ¿cree que se podría agudizar la violencia electoral en la región?


J.M.: Eso siempre ha venido sucediendo. A la fecha todavía nosotros no conocemos denuncias que tengan que ver con el proceso electoral que se avecina, pero, pues, se está radicalizando el país, todos lo sabemos, no se puede ocultar el sol con las manos. Y aspiramos a que la gente y los dirigentes tengan la grandeza para llevar la lucha política en los mejores términos y no hacerlo a través de una confrontación.


Sergio Maldonado, secretario de Desarrollo Económico y Social de Cúcuta


Pares: ¿Cómo analiza el anuncio de la reapertura de la frontera colombo-venezolana en términos económicos y de desarrollo social?


Sergio Maldonado: Evidentemente, lo hemos venido diciendo desde la Alcaldía, con el liderazgo del alcalde que desde el año pasado ha solicitado, en varias oportunidades y a nivel nacional, de manera formal, la apertura de lo que significa la reactivación económica real para la región fronteriza, para la ciudad de Cúcuta. Si bien es cierto que hemos venido recuperando empleo y recuperando dinámica económica (postpandemia), la frontera es un eje fundamental del desarrollo: cerca del 30% de la facturación de nuestros comerciantes así lo revelan. Entonces, no podemos hablar de una reactivación total, para cifras de nuestra economía local, antes de la pandemia, si no existe un dinamismo fronterizo que soporte la reactivación y la recuperación del eje de desarrollo fundamental.