Embera Wera

Por: María Victoria Ramírez M.


El hombre busca en la mujer el Otro como Naturaleza y como su semejante. Pero ya se sabe qué sentimientos ambivalentes inspira la Naturaleza al hombre. Éste la explota, pero ella le aplasta; nace de ella y en ella muere; ella es la fuente de su ser y el reinado que el somete a su voluntad; es una ganga material, dentro de la cual el alma está prisionera, y es la realidad suprema; e la contingencia y la Idea, la finitud y la totalidad; ella es lo que se opone al Espíritu, y lo es. Aliada y enemiga alternativamente, se presenta como el caos tenebroso de donde surge la vida, como esa vida misma, y como el más allá hacia el cual tiende: la mujer la resume en tanto que Madre, Esposa e Idea; estas figuras tan pronto se confunden como se oponen, y cada una de ellas tiene una doble faz.

Simone de Beauvoir.

Fragmento del libro El segundo sexo. Los hechos y los mitos.


El 24 de junio de 2020 me desperté con la noticia de que siete militares estarían involucrados en el abuso sexual de una niña Embera Chamí del municipio de Pueblo Rico, Risaralda. Siete soldados del batallón San Mateo de Pereira que tenían la tarea de proteger el corredor entre Risaralda y Chocó. Este hecho no es aislado. El abuso sexual en Colombia es un problema que viene en aumento en los últimos años, y en el que las víctimas son principalmente mujeres y niñas.