top of page

Elecciones: México por primera vez podría tener una mujer como presidenta

Por: Juan Manuel Velandia, Investigador de la Línea de Democracia y Gobernabilidad


Fotos tomadas de: CNN en Español


Las elecciones que se llevarán a cabo el 2 de junio de 2024 estarán marcadas por múltiples sucesos que las apuntan como un acontecimiento trascendental. Por un lado, México por primera vez podría tener  una mujer como presidenta y, por el otro, los comicios electorales estarán bajo el efecto político que ha logrado consolidar Andrés Manuel López Obrador, quien probablemente será el gran vencedor junto a su partido políticoMovimiento de Regeneración Nacional(Morena)”[1].


Para este año, el proceso electoral[2] abarca la selección no solo del nuevo líder del país, sino también de más de 20,000 cargos de elección popular, incluyendo 128 senadores, 500 diputados federales, nueve gubernaturas y miembros de 31 congresos locales. La diversidad de cargos en juego destaca la complejidad y alcance de este proceso democrático.

A tan solo cuatro meses del día de las votaciones, ya se empiezan a vislumbrar  las estrategias de cada uno de los partidos y representantes políticos del país, configurándose así entre movidas y alianzas alrededor de los candidatos que buscan conquistar el Palacio Nacional de México durante los próximos seis años (2024-2030).




Inicialmente, el tarjetón está compuesto por tres nombres: 1) Claudia Sheinbaum con el apoyo del partido de gobierno Morena y sus aliados ; 2) Xóchitl Gálvez seleccionada como candidata oficial del Frente Amplio por México, integrada por los partidos tradicionales y de oposición frente al gobierno de AML: Partido Acción Nacional (PAN), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Partido Revolucionario Institucional (PRI);  3) Jorge Álvarez Máynez candidato de Movimiento Ciudadano. De estas tres candidaturas, las dos primeras son las protagonistas en esta contienda electoral.







De estas tres candidaturas, las dos primeras son las protagonistas en esta contienda electoral. Por un lado, Sheinbaum, quien se mantiene como favorita para ganar esta contienda, tiene a su favor la popularidad del presidente y el apoyo del partido de gobierno.


Si no hay sorpresas, la candidata continuará durante otro periodo (2024-2030) con el proyecto de AMLO, un reto significativo debido a la alta aprobación que ha logrado construir López Obrador en su gobierno.


Sin embargo, continuar con el mismo  proyecto la colocaría entre la espada y la pared debido a que múltiples indicadores ponen en entredicho la actual gestión de AMLO. Un caso concreto es la inseguridad que atraviesa el país. Según CNN,[3]durante el sexenio de López Obrador se han registrado alrededor de 160.000 homicidios, cifra que convierte su administración en la más insegura en comparación con los gobiernos anteriores.


Por otro lado, Xóchitl Gálvez, senadora que supo posicionarse gracias a las confrontaciones[4] públicas que tiene con el presidente al cuestionarlo por los problemas de inseguridad, logró captar la atención de los dirigentes de los partidos tradicionales y de oposición. Cabe mencionar que Gálvez también necesita demostrar una fuerte independencia frente a la coalición de partidos que respaldan su candidatura, pues en la actualidad estas fuerzas políticas tienen una imagen nada favorable para la sociedad mexicana.


A partir de las elecciones de 2018 el poder político de estos partidos ha disminuido significativamente hasta el punto de contar con solo siete gubernaturas de 32 estados[5], cifra que buscan aumentar o, en el peor de los casos, mantener en estas comicios electorales en 2024.






Popularidad de AMLO


Es importante resaltar que la figura política de AMLO juega un papel fundamental en estas elecciones. Hasta la fecha el mandatario ha logrado mantener una alta aprobación por parte de la población mexicana. Según el agregador de encuestas de opinión Oráculus[6],  en enero de 2024 el dirigente político contó con una aprobación del 69%, cifra que resulta atípica para un jefe de gobierno en el mundo actual, especialmente al final de su gestión.


Fuente: Encuesta tomada de Oráculos.



Asimismo, gracias a su nivel de incidencia a partir de que llegó a la presidencia, AMLO junto con su partido Morena han logrado consolidar mayor poder político en todo el territorio. Hasta la fecha, su grupo político cuenta  con las gubernaturas de veintidós Estados, incluidos espacios que habían dominado los partidos tradicionales durante todo el siglo XX, como el Estado de México. Para estos comicios, el objetivo del director del proyecto político mexicano más importante en la actualidad es mantener o en el mejor de los casos poder aumentar esta cifra.


Fuente: Imagen tomada de El Economista.


Así van las encuestas


Según el agregador de encuestas de Oráculus[7], con corte a enero de 2024, se evidencia como la popularidad actual de AMLO (69%)  se ha casi capitalizado en intención de voto a favor de Sheinbaum (64%) lo que rectificaría el protagonismo del proyecto AMLO en el presente y futuro político de México.



Fuente: Agregador de encuesta tomada de Oráculos.


Asimismo, para el lado de Gálvez en caso de quedar segundo lugar —tal como lo demuestra la encuesta— tiene la posibilidad de lograr consolidar una coalición de oposición en el Congreso con el objetivo de lograr frenar la ilusión de Obrador de obtener una mayoría calificada para poder modificar la constitución. Este tema que se volvió preponderante en su gobierno[8].  Para hacer reformas constitucionales, es necesario el voto de dos terceras partes de sus integrantes.

 


 

[1] Movimiento de Regeneración Nacional


Коментарі


bottom of page