El virus en el Chocó es el abandono gubernamental