El sofisma de los números del crimen



Colombia muy seguramente tendrá las cifras más bajas en homicidios en las diferentes ciudades capitales. Tal vez las reducciones más importantes se presentarán en Medellín y algunas ciudades intermedias, por su parte Bogotá y Cali seguirán a la baja o al menos con una estabilidad que marca la tendencia para los últimos tres años.

Muy seguramente la Policía y el Ministerio de Defensa anunciarán a principios del 2016 que Colombia vivió el año con menos violencia homicida en los últimos 30 años. También se dirá que Colombia redujo varios indicadores de violencia gracias a diferentes políticas de seguridad en zonas urbanas, y obviamente los alcaldes salientes comenzarán a dar conferencias por todo el mundo comentando el cómo de la reducción de la violencia.

Evidentemente bajo la filosofía de Pambelé “siempre será mejor rico que pobre”, pues siempre será mejor tener menos muertos que más muertos. Por lo tanto esta reducción del homicidio debe celebrarse. Sin embargo, para los nuevos asesores, secretarios de seguridad y altos concejeros, les quiero manifestar dos o tres hipótesis que han surgido en los últimos años y que cuestionan o al menos piden mirar con precaución las reducciones de la violencia homicida.

La reducción del homicidio el Medellín, es producto de un pacto entre los diferentes combos y sectores de los Urabeños y la Oficina de envigado

La primera hipótesis es que la violencia homicida no es proporcional a la presencia de organizaciones criminales o mejor aun, la violencia homicida no sirve para med