El puerto en jaque

Por: Pares Pacífico.


El puerto de Buenaventura ya no es una zona de acogida para las víctimas del conflicto armado. Chocó, Cauca, Nariño y de estos departamentos, los municipios cercanos con el distrito se encuentran azotados por una ola de violencia y de desplazamientos que parece no tener fin y donde las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) y el ELN son protagonistas.

Históricamente el distrito ha representado un espacio seguro que permitía que las personas de los diferentes municipios que salían de estos, por cuestiones relacionadas con el conflicto armado interno y los diferentes enfrentamientos, salvarguardaran su vida y en la misma medida, su salud mental al no separarse totalmente del territorio y por ende de sus vivencias cotidianas.

Lastimosamente, el inicio del año 2022 ha mencionado con más fuerza y desde diferentes medios, el conflicto que azota a Buenaventura desde sus zonas rurales y urbanas y que ha puesto en vilo a la población, obligándolos a convertirse en transmisores de malas noticias y replicadores de información en tiempo real que ha motivado a que las personas que salen de los diferentes municipios tomen la decisión de no quedarse en el contexto y viajar directamente al distrito de Cali.

“La gente está saliendo del Pacífico sin mirar atrás y buscando lugares en donde pueda encontrar estabilidad”, comentó Rodallega, desplazado de la Colonia, zona central del Bajo Calima.

Construimos un recuento sobre los hechos de las últimas semanas y de la exposición de violencia directa y estructural que desde el 2022 ha golpeado con mayor fuerza el país y el litoral Pacífico.

24 de enero: al menos el 70% de la población del Bajo Calima (la colonia) y de veredas como San Isidro y La Esperanza, se desplazarán en chivas directamente hasta Cali, después de que grupos armados llegarán.

25 de enero: los habitantes de Bazán La Bocana (playa Buenaventura), reportan sonidos de disparos en la madrugada y presencia de personas fuertemente armadas. El capitán de Guardacostas del Pacífico Javier Augusto Bermudez, citó: “se realizó un control militar de Área en la Bocana en donde se impidió de manera oportuna un enfrentamiento entre la banda La Local y una fracción de estos mismo. Esta acción fue muy importante para evitar que hubiera una confrontación más fuerte entre ellos y por supuesto, para garantizar la seguridad a los habitantes”.

26 de enero: se hallan 2 cuerpos flotando en el corregimiento 8, sector de Cisneros.

En este mismo día el personero distrital visita el Bajo Calima e informa al Gobierno Nacional el panorama desalentador que puedo confirmar de primera mano.

27 de enero: comerciantes continúan denunciando y cerrando sus negocios por las constantes amenazas y extorsiones. A estas denuncias y exigencias de atención estatal, se suman los transportadores (taxistas, motorratones y trabajadores de colectivos) y cansados de los robos.

28 de enero: capturan a alias “Rambo” en la Bocana (Buenaventura), a alias “Henry” y a alias “Casillas” integrantes del Clan del Golfo en el Bajo Baudó (Chocó) y encargados de realizar acciones como: tráfico de estupefacientes, armas y coordinación de logística para la misma organización.

29 de enero: se presenta alteración de orden en el barrio La Independencia en las horas de la tarde deja sin vida al joven de 16 años, Luis David Ordoñez y 2 más heridas.

30 de enero: encuentran el cadáver de joven mujer a orillas del Río Calima con muestras de violacion.

31 de enero: mujer abandona todo y sale de la ciudad luego de negarse a ayudar a un grupo al margen de la ley en zona continental a reclutar jóvenes para la guerra. También se presenta alteración de orden en el barrio San Luis, lo que deja herido por bala perdida a Luis Campaz. Aún se espera pronunciamiento de las autoridades y de frente a este hecho.

1 de febrero: población del pacifico nariñense se desplaza hasta zonas urbanas de Buenaventura y Cali por posible paro armado.

1 de febrero: gremio de transportadores de cabotaje denuncian extorsiones y robos en el sector de la Palera y solicitan apoyo que les permita sostenerse hasta que puedan volver a transportarse con normalidad a las diferentes zonas del litoral.

1 de febrero: la comunidad estudiantil de la Universidad del Pacífico exigen garantías que les permitan volver a clases presenciales, con transporte público y sin temer por sus vidas.

2 de febrero: Diego Molano, ministro de Defensa, visitó Buenaventura para reunirse con altos mandos de la Fuerza Pública, escuchó la situación actual e hizo la entrega de 34 motos a la Policía Nacional.

Con todo lo expuesto se logra evidenciar que el Distrito Especial de Buenaventura se encuentra en jaque, y ante esto la comunidad espera que la situación entorno a la seguridad cambie antes de que los métodos de autoprotección comiencen a fallar y solo quede como solución: salir del territorio.