El peligro de unificar y ampliar periodos