El Partido de la U en las presidenciales: entre Rodolfo y la crisis más profunda

Por: Daniela Garzón, Investigadora Nacional

Línea de Investigación en Democracia y Gobernabilidad


El partido de la U ha sido uno de los más damnificados por las elecciones de este año en el país. Como se anunciaba hace un tiempo, su maquinaria se ha ido debilitando desde que Santos y Uribe, las razones de su fundación y quienes alimentaron su poder, ya no están en la Casa de Nariño. Hace cuatro años, la U había logrado elegir 14 senadores y 25 representantes a la Cámara, lo que dejó al partido como la cuarta fuerza del Congreso, por detrás del Centro Democrático, Cambio Radical y el Partido Liberal. Este año, el descalabro fue mayor, pues alcanzaron solo 10 curules en el Senado y 15 en Cámara de Representantes, además de dos en coalición, con Colombia Justa Libres en San Andrés, y con el Partido Conservador en Bogotá.


Con respecto a la carrera presidencial, desde el principio la U manifestó a través de su directora, la cuestionada Dilian Francisca Toro, que participaría en la consulta del Equipo por Colombia, una alianza de partidos tradicionales y mandatarios locales. Toro desistió de participar de la consulta y como las firmas no le alcanzaron a Enrique Peñalosa, decidió darle el aval por el partido y ser su fórmula vicepresidencial.


Los resultados para Peñalosa, y en últimas para la U, no pudieron ser peores: ocupó el último lugar, sacando apenas 231.507 votos, y quedó detrás incluso de personajes desconocidos como la candidata del Partido Mira, de vocación cristiana, Aydeé Lizarazo, que obtuvo 259.510. Esto mostró bastante bien la debilidad del partido para movilizar votos en favor de su candidato. Como a la postre el vencedor fue Federico Gutiérrez, el Partido de la U fue el primero en adherirse a su campaña. Según Dilian Francisca no hubo ningún condicionamiento para sumarse a la campaña de Gutiérrez.


Al mirar el caudal electoral del partido en marzo de 2022 se tiene que, según los datos del escrutinio, en Senado el partido obtuvo un total de 1’509.787 votos, y con eso eligió a diez senadores. Sus departamentos más fuertes, donde el partido fue el más votado, son: Córdoba La Guajira y Cesar, donde se llevó más del 20% de los votos totales por partidos o movimientos políticos. Allí cuentan con el clan del musismo y el de la ñoñomanía, este último en desgracia, pues no logró elegir al hermano de Bernardo Elías como senador, el Nueva Fuerza Guajira, encabezado por Alfredo Deluque y el clan Gnecco, respectivamente.


El partido también tiene caudales electorales importantes en Vaupés, Nariño, Valle del Cauca y Sucre, como se observa en el Mapa No. 1. Allí capturó más del 13% de los votos totales por partidos.

Mapa No. 1

Elaborado por: Línea de Investigación en Democracia y Gobernabilidad. Fundación Paz & Reconciliación (Pares). Fuente: Registraduría Nacional.

Por su parte, en Cámara de Representantes, el partido obtuvo, según los datos de escrutinio, 1’438.333 votos, y eligió 15 representantes a la Cámara, en los siguientes departamentos:


El partido no presentó listas en los departamentos de Arauca, Guaviare, Huila y Putumayo; y estuvo en listas de coalición con otros partidos en Bogotá, Caquetá, San Andrés, Santander, Bolívar y Boyacá.

Mapa No. 2

Elaborado por: Línea de Investigación en Democracia y Gobernabilidad. Fundación Paz & Reconciliación (Pares). Fuente: Registraduría Nacional.

El partido tiene en Cámara de Representantes nichos electorales importante en Vaupés (donde capturó más del 55% de los votos), Córdoba, Chocó, Guainía, Sucre, Vichada, Cesar y La Guajira. En esos departamentos, La U se quedó con más del 20% de los votos por partidos o movimientos políticos.


Ahora bien, aunque el partido decidió apoyar a Federico Gutiérrez en primera vuelta, varios de sus representantes y senadores elegidos solo lo acompañaron de palabra (como Deluque, Gnecco o Besaile), e incluso, el partido amenazó con sancionar a aquellos integrantes que apoyaran a candidatos diferentes a Gutiérrez. Según El Colombiano, antes de las consultas, Toro ya había sancionado a más de veinte integrantes del partido por apoyar a candidatos que no hacían parte de la coalición del Equipo Colombia.


Al mirar los resultados de la primera vuelta en los departamentos donde la U tiene sus votos en Senado, se encuentra que:

  1. En Córdoba, Gustavo Petro venció a Federico Gutiérrez con una diferencia de 145.959 votos (318.645 vs 172.686). La U, siendo el partido más votado, obtuvo 260.664. La votación de Gutiérrez significa el 66% de la del partido.

  2. En Cesar ganó, con una diferencia de alrededor de 50.000 votos Gustavo Petro frente a Rodolfo Hernández. Federico Gutiérrez obtuvo 80.791 votos, casi 60.000 menos que Hernández. Allí, La U siendo el partido más votado, obtuvo 93.083 votos en Senado, la votación de Gutiérrez fue el 87% de eso.

  3. En La Guajira, Gustavo Petro venció a Federico Gutiérrez con una diferencia de 67.710 votos (113.489 vs. 45.779). Allí la U obtuvo 85.528, la votación de Gutiérrez equivale al 79%.

En ninguno de los tres departamentos en los que el Partido de la U fue el partido más votado, Federico Gutiérrez logró vencer a sus contrincantes, y en el Cesar quedó en tercer lugar. La diferencia más pequeña con su oponente fue de más de 67.000 votos. Si se compara con 2018, en el Cesar, Iván Duque venció a Petro con una diferencia de casi 30.000 votos (172.860 vs. 141.067), en Córdoba ganó Petro por algo más de 20.000 votos (250.437 vs 229.234) y en La Guajira ganó Petro por un margen menor a 10.000 votos (85.523 vs.76.549). Las diferencias esta vez fueron mucho más amplias.


En otros departamentos en los que el partido de la U es fuerte, como Vaupés, Nariño, Valle del Cauca o Chocó, el panorama es el siguiente:

  1. En Vaupés arrasó Gustavo Petro, obtuvo 4.741 votos frente a 763 de Gutiérrez, que quedó en el tercer lugar. Allí la U obtuvo 1.746, el 46% de los votos. En Cámara, el caudal de la U es mucho más prominente en ese departamento, pues obtuvo 6.689 votos.

  2. En Nariño, Petro también arrasó, obtuvo 431.915 votos, frente a 82.926 votos de Gutiérrez, el segundo más votado. Allí la U sacó 84.697, los votos de Gutiérrez significan el 97% de eso.

  3. En Valle del Cauca la victoria de Petro fue más que contundente, sacó 1.043.911 votos y la diferencia frente a Gutiérrez, que fue el segundo, fue de 629.472 votos, más del doble, pues el candidato del Equipo por Colombia obtuvo 414.439 votos. Sin embargo, Gutiérrez sí sacó allí muchos más votos que los de la U en Senado, aunque fue el segundo partido más votado, obtuvo 249.348 votos. La votación de Gutiérrez es el 166% de los votos de la U allí.

  4. En Chocó, Gustavo Petro obtuvo 96.464 votos, 77.625 más que Gutiérrez. Aunque el caudal de la U en Senado allí es pequeño (17.381), en Cámara, por la presencia de los Sánchez Montes de Oca, los votos que tiene el partido son 43.002.


En estos departamentos los resultados de Federico Gutiérrez, solo comparados con los de la U, están un poco más matizados, incluso en el Valle del Cauca logró obtener muchos más votos que el partido. En ese departamento, en particular, aunque se ubica el caudal electoral de Dilian Francisca Toro, que pudo elegir tres representantes a la Cámara, el fenómeno político de estas elecciones fue la lista del Pacto Histórico, que sacó 423.336 votos.


Cabe recordar que en el único departamento en que venció Federico Gutiérrez fue Antioquia, donde la U se quedó con menos del 4% de los votos en Senado y un poco más del 4.1% en Cámara de Representantes.


El panorama actual


La U decidió dejar en libertad a sus congresistas de cara a la segunda vuelta presidencial, después de no llegar a un consenso respecto de a cuál de los dos candidatos en disputa apoyar. Hace cuatro años tampoco apoyaron formalmente a ningún candidato, aunque la mayoría se fue con Iván Duque.

La U ha sido un partido gobiernista por excelencia, incluso a pesar de la supuesta polarización entre Santos y Uribe, porque no tuvo reparo en declararse partido de gobierno en estos cuatro años de mandato de Duque, aún cuando fueron la casa electoral que avaló a Santos las dos veces que fue presidente.


En esta ocasión, según Semana, el 80% del partido apoyará a Rodolfo Hernández, sin embargo, hay algunas disidencias que están con Gustavo Petro. El partido, como se muestra arriba, está disminuido electoralmente y si quiere seguir siendo parte de la repartición burocrática tendrá que ser cauteloso, pues ninguno de los dos candidatos quiere tener cercanías con los partidos políticos tradicionales.


Aun así, uno de los congresistas en ejercicio del partido de la U que hoy se distanció de su hijo que heredó su curul, Julián López, y que está haciéndole campaña a Petro, es José Ritter López. Otro de los congresistas cercano a Toro, Roosvelt Rodríguez, también apoya a Petro.


Asimismo, Dilian Francisca Toro ha dicho que su voto es secreto y antes de que se votara la primera vuelta tuvo enfrentamientos con Hernández. En un trino del 22 de mayo escribió “Rodolfo Hernández, el engaño mejor vendido en esta campaña”



Así está hoy el panorama frente a los candidatos presidenciales en el Partido de la U:


Senado



Cámara de Representantes


Así las cosas, los esfuerzos, a pesar de estar en libertad, están visiblemente inclinados hacia el lado de Rodolfo Hernández. Seis de los diez congresistas están apoyando a Hernández o han manifestado abierta simpatía a su candidatura, mientras que solo Berner Zambrano estaría apoyando la campaña del Pacto Histórico.


En el mismo sentido, seis representantes a la Cámara elegidos de los quince han manifestado su apoyo a Hernández, ninguno lo ha hecho por Petro y particularmente es interesante ver que Ana Paola García, cercana al clan de Bernardo ‘El Ñoño’ Elías, dos de los representantes cercanos a Dilian, Julián López y Jorge Eliecer Tamayo, Hernando Guida Ponce, cercano al clan Cotes, y Diego Fernando Caicedo, con sendos cuestionamientos por la historia de su padre, investigado por corrupción, se han abstenido de apoyar a uno de los candidatos.


De esta manera, es evidente que la U está dividida entre Rodolfo y el abstenerse de participar o incluso votar en blanco. La disyuntiva más difícil es para Dilian Francisca Toro, pues con ninguno de los candidatos simpatiza. El partido que estuvo en primera fila en cuatro elecciones presidenciales hoy no tiene ni papel de extra.