top of page

El misterioso megacontratista cucuteño detrás de Sneyder Pinilla

Por: Nicolás Bohórquez e Iván Gallo


Foto tomada de: Semana y Centro de Memoria Historica


Mientras la mayoría de medios señalan la cercanía de Sneyder Pinilla, el exvice director de la Unidad Nacional de Gestión de Riesgos, con clanes políticos de Santander como los Aguilar -durante su campaña a la alcaldía de Sabana de Torres aparece en varias fotos abrazado con el patriarca familiar Hugo Aguilar- los Tavera o el ex alcalde de Floridablanca, el cuestionado Héctor Mantilla, a quien se le atribuyen delitos de corrupción durante su gestión, han olvidado un pequeño detalle: Sneyder Pinilla expandió su red con un super poderoso de Norte de Santander, su actual gobernador William Villamizar y además tuvo una importante relación con el clan emergente de Jhon Abiud Ramírez.


Con Villamizar desarrolló su vida como contratista. Sus conexiones en Cúcuta son fuertes. Gracias a Villamizar, Sneyder conoció al contratista Germán Alberto Berbesí Barroso, quien, en palabras del portal La Silla Vacía “Es un recurrente contratista de la gobernación de Norte de Santander”. Berbesí está implicado en un escándalo que tiene que ver con el proyecto del Faro del Catatumbo, cuyos millonarios recursos han estado manejados por el gobernador Villamizar y sus amigos. Este proyecto pudo costar cerca de 80 mil millones de pesos salidos del erario público.


Los lazos con Berbesí son claros. Durante su desastroso paso por la alcaldía de Sabana de Torres -está investigado por la Contraloría General de la República por un detrimento fiscal de más de 826 millones de pesos- Pinilla recurrió a la empresa Consorcio Constructora Cúcuta SA, propiedad de Berbesí Barroso, para suscribir varios contratos. Según una investigación de Oscar Jahir Hernández Rugeles, “Los sobrecostos de la obra en el municipio de Sabana de Torres son tan absurdos y descarados, que a pesar de haberse contratado en el año 2019, los precios unitarios del proyecto se encuentran en el mercado actual más baratos que cuando los cotizaron para el momento de contratar”.


Es que Pinilla llegó a la subdirección del UNGRD precedido de un oscuro historial. En su mandato las irregularidades en contratos fueron una constante. W Radio entrevistó a Deiver Parra, líder de la Colombia Humana en Sabana de Torres y este afirma que Pinilla suscribió contratos para pavimentar las calles de su municipio por un valor de 13 mil millones de pesos. Aunque hubo un desembolso de 9 mil millones, las calles siguen destapadas, arenosas cuando hace sol, barrosas cuando llueve. Dice Parra a la W Radio: “Nos dejó únicamente elefantes blancos y sobrecostos. En el caso del contrato de pavimentación 259 de 2019, se presentaron varias irregularidades; parece que Pinilla adjudicó el contrato a la UT que ofreció el mayor valor, aunque el trabajo debía completarse en seis meses, y ya han transcurrido seis meses sin avances”.


En ese contrato está implicado Berbesí. Este contratista también tiene conexiones con otro controvertido personaje que ha tenido participaciones en el gremio de las constructoras gracias a su cuñado, Wilder Pacheco. El representante a la Cámara Wilmer Carrillo, quien fue investigado por la Corte Suprema de Justicia por irregularidades en la contratación mientras fue secretario de infraestructura de Norte de Santander.


La relación con John Abiud Ramírez probablemente empezó gracias a la cercanía inicial de Pinilla con los Tavera, sin embargo, la conexión con el clan emergente que ha mantenido el poder de Girón en los últimos periodos fue más fuerte que con los Tavera. En 2022, tres días después de renovar su contrato en INVIAS, Pinilla recibió un contrato en la secretaría de vivienda, ciudad y territorio mientras seguía la casi diarquía de Carlos Román y Yulia Rodríguez en Girón. La relación mutualista no murió tras el nombramiento de Pinilla, poco antes de las elecciones regionales de 2023 la UNGRD entregó 400 mil millones de pesos en contratos en Santander, casi 350 mil millones fueron exclusivamente para obras en Girón.


Otra de las investigaciones que tiene en curso Pinilla, durante su alcaldía en Sabana de Torres, es la de haber privatizado a la brava, con la ayuda de siete concejales, la secretaria de Tránsito y Transporte de ese municipio, además de contratos que buscaban rehabilitar el Jarillón de una vereda llamada Barraneo Colorado.


Pinilla fue el designado por su jefe en la UNGRD, Olmedo López, para entregar los cuarenta carrotanques que estaban destinados a calmar la sed en La Guajira, de estos vehículos sólo nueve funcionaban a cabalidad. La empresa que se ganó el contrato para hacer los carrotanques se llama Impoamericana, propiedad de un joven veterinario nacido en Pasto llamado Roger Pastas Fuertes. Tanto Pinilla como Olmedo López le han pedido a la Fiscalía un principio de oportunidad a cambio de contar todo lo que saben sobre un escándalo que suma 46 mil millones de pesos. La UNGRD, en gobiernos anteriores, también ha sido foco de corrupción y escándalo como sucedió con la ayuda a la emergencia invernal que recibirían municipios de Gramalote -destruido por el invierno en diciembre del 2010- y Mocoa y sus inundaciones del 2016. En el escándalo podrían salir salpicados el presidente del Senado Iván Name -quien presuntamente habría recibido 3.000 millones de pesos en efectivo entregados por la ex consejera presidencial Sandra Ortíz- y el de la cámara Andrés Calle. El escándalo está encendido.

Commentaires


bottom of page