El futuro del partido Farc, una discusión más allá del nombre

Por: Fredy Alexánder Chaverra Colorado. Colaborador Pares.


En medio de la pandemia el partido heredero de la lucha histórica de la extinta guerrilla de las Farc-ep celebrará su segunda asamblea. Con más pinta de asamblea “constitutiva”, los 230 delegados que representan parte de la militancia fariana, discutirán el futuro inmediato del partido; atravesado por tensiones y divisiones crónicas.


Entre el 22 y 24 enero se discutirá la agenda ideológica y programática de un partido que nació en situación crítica tras su desastroso debut electoral y que a cuatro años de su fundación resiste tres facturas: una disidencia armada en cabeza de Iván Márquez (antiguo consejero político nacional y quien reclama el nombre); la ruptura en el componente de reincorporación liderada por Andrés París en contravía de Pastor Alape; y, el distanciamiento de dos senadores, Victoria Sandino e Israel Zúñiga.


Al parecer, la asamblea extraordinaria no será el espacio para dirimir esas tensiones; inclusive, antes de empezar ya se han tomado decisiones. Por ejemplo, Farc no seguirá siendo la sigla del partido y será rebautizado.


La sigla Farc, ¿un mal de origen?