El enorme estatus de la oposición de derecha