El emporio Gerlein: la metamorfosis del poder

Por: Esteban Salazar Giraldo. Investigador Nacional PARES

Foto: El Espectador


En el seno de una familia conservadora, liderada por los hermanos Enrique, Roberto, Julio y Jorge, se ha erigido un emporio que los tiene hoy en el ojo del huracán, y a sus actuales socios, los Char. La santísima trinidad: política, poder económico y corrupción, ha ungido tras décadas a una de las familias más poderosas del Atlántico.


Al igual que el Clan Char, el poder de los Gerlein corre en la sangre. Desde el siglo XIX con la llegada del comerciante alemán Eduardo Gerlein Smulders comenzó esta dinastía. Su hijo, Eduardo Gerlein Guell, se posesionó como gobernador del Estado de Bolívar entre el 4 de mayo de 1898 y el 10 de diciembre de ese mismo año, previo a la existencia del departamento del Atlántico.


Posteriormente, su sobrino, Julio Gerlein Comelín, heredó esta vena política posicionándose como uno de los políticos más importantes de la élite barranquillera a mediados del siglo XX. Cabe recordar que Julio Gerleín Comelín fue el fundador y gerente de la zona franca de Barranquilla y gerente, así como el creador del Comité Olímpico internacional.


Gerleín Comelín era hermano de Enrique Gerleín, quien se casó y tuvo 4 hijos: Enrique, Roberto, Julio y Jorge Gerleín Echeverría. De estos, Roberto y Julio empezaron a hacer su carrera política a temprana edad con su tío Julio