El duro camino de la refrendación