El duelo final en Bojayá tras 17 años de espera

Por: Daniela Quintero. Redacción Pares


Después de 17 años, el Estado colombiano confirmó este miércoles la entrega de los cuerpos de la mayoría de las personas que murieron en la masacre de Bojayá, el 2 de mayo de 2002, cuando se encontraban en la Parroquia San Pablo Apóstol en medio del fuego cruzado entre las otroras FARC y un grupo paramilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).


Por esto, el Estado fue condenado a pagar una millonaria indemnización por su responsabilidad, puesto que, no actuó de manera rápida en la protección de los derechos humanos, de un centenar de personas. Semanas atrás varios organismos, como la Defensoría del Pueblo, advirtieron del riesgo en el que vivían las comunidades y la posibilidad de que quedaran atrapadas por los combates entre estos grupos.


En la masacre, cometida y reconocida públicamente por las FARC, fueron asesinadas 119 personas, de las cuales, unas 80 personas pertenecían a una misma familia: los Palacios. De acuerdo con los relatos de sobrevivientes y de líderes de ese municipio, el 1 de mayo de inició la confrontación entre los dos actores armados, lo cual generó el desplazamiento de muchas familias hacia la iglesia San Pablo.