El blanco y la simbología