El balance de la Cámara de Representantes

Por: Camilo Díaz Suárez, Investigador Nacional, y Ernesto Medrano, Asistente de Investigación


El pasado 13 de marzo fueron las elecciones legislativas que, para Cámara de Representantes, contaron con una participación 18.413.467 (47,43%) de votantes de 38.819.901 habilitados. Con los resultados, se vio una nueva conformación de la Cámara, con un terreno amplio ganado por partidos alternativos. Con estas elecciones, de listas ganadoras y perdedoras, ya se empiezan a dibujar posibles escenarios sobre la posición de bancadas de cara a las elecciones presidenciales del próximo 29 de mayo.



Los ganadores y perdedores Ganadores:

  • Pacto Histórico: Logró consolidar una fuerza política con 2.549.276 votos en Cámara de Representantes, que representan el 15,6% de la votación total para elegir los integrantes de esta corporación, pasando de 2 curules a 25 curules.

En el 2018, la Coalición Lista de la Decencia (ASI, UP, Mais) logró 2 curules en Bogotá, con un total de 262.282 votos. Por su parte, el Polo Democrático Alternativo consiguió 1 curul en Antioquia y otra en Bogotá, con 444.746 votos. Sumando estas dos listas, que actualmente integran el Pacto, le dio un total de 707.028 votos.

Por su parte, en el 2022 el Pacto Histórico consiguió 25 curules en la Cámara de Representantes, aumentando 21 en comparación con el 2018. En Bogotá, donde hace cuatro años logró 3 curules, pasó a 7, siendo la lista más votada en la capital de Colombia. De igual forma, le fue bien en Valle del Cauca, donde consiguió 5 curules. Aparte, consiguió, al menos, 1 curul en 15 de los 23 departamentos del país.


  • Partido Conservador: en las elecciones del 13 de marzo aumentaron su votación a 2.052.060 votos, siendo la tercera fuerza más grande de la Cámara de Representantes.

En el 2018, el Partido Conservador sacó 1.819.634 votos y 21 curules, mientras que en el 2022 aumentó a 25. Fue de las pocas listas que lograron un aumento ante la fuerza regional que mostró el Pacto Histórico. En al menos 16 de los 32 departamentos logró una curul. Esto sigue la lógica de ser una de las fuerzas regionales tradicionales que se mantiene vigente.

Siguiendo al abogado Fernando Augusto, gran parte del predominio regional de los partidos tradicionales se debe al perfeccionamiento de lógicas clientelares que logra movilizar una participación. A esto se suma, como sostiene el profesor de la Universidad de los Andes, Miguel García, la influencia y dominio territorial que tienen, en ciertas regiones, algunas Estructuras Armadas Ilegales que llevan a que haya una tendencia a votar por ciertos partidos.

  • Coalición Centro Esperanza: pese a que no le fue como se esperaba, sumando la Alianza Verde y el Nuevo Liberalismo, obtuvieron 14 curules en Cámara de Representantes, con 1.688.938 votos.

Aunque su aumento fue poco, en 2018 la Alianza Verde obtuvo 883.547 votos, que supusieron 9 curules en Cámara. Pese al fraccionamiento de la coalición, y que el Nuevo Liberalismo decidió presentar listas aparte, consiguieron aumentar 5 curules.


Sin embargo, al centro político le falta un sustento ideológico, lo que le juega en contra. Como sostienen filósofos políticos, el criterio de lo político es la categoría amigo-enemigo. La diferenciación de ideas o proyectos se construyen a partir de antagonismos. Pese a ello, el centro no le apuesta de forma clara a un bando, lo que lleva a que no movilicen como los partidos tradicionales que se identifican con mantener el statu quo y se oponen a los que buscan cambiarlos, ni como la lista alternativa del Pacto Histórico que busca representar el cambio del statu quo que los tradicionales buscan mantener.

Los que se mantuvieron:

  • Partido Liberal: para estas elecciones, el partido continuó siendo el que más curules ocupó en la Cámara de Representantes, con 32.

Si bien sigue siendo el partido más grande en Cámara, bajó 3 curules, puesto que en el 2018 ocupó 35 al alcanzar una votación de 2.471.400, una diferencia de poco más de 100 mil votos con respecto a este 2022, en el que alcanzó 2.329.045. Pese a ello, ante la creciente que tuvo el Pacto Histórico, logró mantenerse.

Al igual que el Partido Conservador, el Partido Liberal logra mantenerse, porque las lógicas regionales dependen de liderazgos locales. Así como le ha hecho seguimiento la Fundación Paz & Reconciliación, en las regiones existen grupos o clanes políticos que se han perfilado por varios años como actores de primer orden, de los cuales los partidos se cuelgan para mantener presencia a nivel departamental.


Los Grandes Perdedores:

  • Centro Democrático: fue uno de los grandes perdedores de la jornada electoral si se tiene en cuenta la conformación del Senado y la Cámara de representantes. Sin embargo, en la Cámara, la caída del Centro Democrático fue notable.

El partido pasó de 2.382.357 a 1.610.666 votos, lo que le significó la perdida de 16 escaños en la Cámara. La derrota del Centro democrático lo ubica como el partido político que más perdió, pues pasó de 32 escaños en la Cámara a 16, la mitad de las curules que alcanzó en 2018. Esto tiene varias explicaciones. La primera es que, al ser partido de gobierno, se asume un mayor desgaste, en virtud de la exposición pública constante. En segundo lugar, los bajos niveles de aprobación del gobierno de Iván Duque también constituyen un elemento central del desgaste del partido frente a la ciudadanía. Así mismo, la salida de algunos electores clave, como Edward Rodríguez, quien se quemó en su intento por saltar al Senado.

Sin embargo, en los últimos cuatro años hubo dos momentos clave en la decadencia del Centro Democrático. El primero, el proceso judicial que afronta Álvaro Uribe, y que le significó abandonar el Congreso para que su caso pasara de la Corte Suprema de Justicia a la Fiscalía. En segundo lugar, la reconfiguración conservadora con el partido Conservador y la aparición de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, que le restaron votos en Santander.

  • Partido de la U: la U fue otro de los grandes perdedores, pues pasó de tener 25 representantes a la cámara a tener 15 escaños. Esta derrota se evidencia dado que pasó de 1.840.253 votos a 1.426.736 votos.


De los departamentos donde el partido había logrado las mayores votaciones en 2018, solo redujo de manera considerable su caudal electoral en La Guajira, pasando de 80.482 votos a 57.612 votos en 2022. En Córdoba y Cesar, el partido logró mantener su votación. Si bien Erasmo Zuleta Bechara, quien obtuvo la mayor votación del partido en la Cámara en 2018 representando al departamento de Córdoba, decidió no participar en las elecciones legislativas en 2022, logró endosarle gran parte de su votación a su prima Saray Elena Robayo Bechara. Robayo obtuvo 115.944 votos por la cámara por Córdoba, alcanzando la votación más alta del partido en la Cámara de Representantes.

  • Cambio Radical: el partido de Germán Vargas Lleras fue otro de los grandes perdedores en las elecciones legislativas. Pasó de tener 30 curules en la Cámara, a tener tan solo 16 escaños.

Por el lado de Cambio Radical el balance es negativo, debido a que perdió la mitad de sus curules y pasó de 2.140.464 de votos a 1.391.339 votos en la Cámara de Representantes.

En la derrota de Cambio Radical jugó un papel importante la división entre el clan Char y Vargas, pues paso de 401.560 votos en el Atlántico, a tener 309.249 votos. Así mismo, la votación del Pacto Histórico en el Atlántico habría jugado un papel importante en la disminución de votos de Cambio Radical en este departamento, que ha sido considerado el gran fortín político de Vargas Lleras.

Posibles escenarios de alianza por bancada


En el escenario en que la Presidencia sea ganada por Gustavo Petro o Sergio Fajardo, a priori serían 54 (29%) de 188 representantes a la Cámara los que harían parte de la bancada de gobierno. En caso contrario, en que ninguno de los dos quede elegido, estos 54 representantes serían de oposición.




Por su parte, en el escenario en que Federico Gutiérrez sea elegido presidente, pese a no tener bancada propia, si se mantienen los apoyos de la coalición Equipo por Colombia, tendría, al menos, 66 representantes a la Cámara que sería la bancada de gobierno. En caso contrario, si no llega a quedar elegido y llega a la presidencia Sergio Fajardo o Gustavo Petro, muy seguramente serían de oposición.



Por otra parte, se encuentran las estructuras y organizaciones políticas en las cuales no es muy clara su participación en los posibles escenarios de participación política. Entre estos se encuentran el grupo significativo de ciudadanos Gente en Movimiento, liderado por el excongresista Mauricio Lizcano, las 16 curules de paz y las Circunscripciones Afro en manos de Ana Rogelia Monsalve Álvarez y Miguel Polo Polo.


Jugadores libres:

De cara a la conformación de bancadas, los partidos el Partido Liberal y Cambio Radical son los partidos que tienen mayor capacidad de juego político. Se espera que en las próximas semanas culminen los coqueteos y se definan las posibles alianzas, no solo en el marco de la primera vuelta, sino también para afianzar los niveles de gobernabilidad. Es decir, aumentar la capacidad de negociación para la toma de decisiones del próximo gobierno.

  • Liberal: 32 curules para negociar

Por su parte, Cesar Gaviria, jefe natural del Partido Liberal, cuenta con el mayor poder de negociación. Si bien, previo a las elecciones del 13 de marzo la mayoría de los análisis lo daban como perdedor, los resultados obtenidos por el partido le permitieron mantener su distribución de curules en la Cámara de Representantes. El partido pasó de tener 35 curules en 2018 a controlar 32 curules en 2022. Aunque el partido perdió dos curules, la derrota resulta ser marginal, pues pasó de 2.471.400 votos en 2018 a 2.329.045 votos en 2022. Lo que significa una diferencia de tan solo 142.355 votos.

Es claro que Cesar Gaviria buscará negociar, pero seguramente lo haría buscando su mayor beneficio. Los acercamientos entre Gaviria y Petro antes de las elecciones permitieron entrever que, de establecer acuerdos con las coaliciones, el margen estaría entre Gustavo Petro y Sergio Fajardo, dejando de lado la coalición del Equipo por Colombia, liderada por Federico Gutiérrez.


  • Cambio Radical: 16 curules para negociar

La decisión de Vargas Lleras de no apoyar a ningún candidato en las consultas le permitiría tener mayor capacidad de negociación en un escenario en donde cada voto cuenta. La estrategia de Vargas consistió en inscribir a Germán Córdoba como candidato presidencial por Cambio Radical a última hora, con la intención de guardar un cupo para la primera vuelta presidencial.

Incluso, Vargas ya empezó a dialogar con el sector de Dilian francisca Toro, directora del Partido de la U, y con quien espera ampliar su poder de negociación frente a Federico Gutiérrez, que ya recibió un mensaje contundente del Centro Democrático que decidió desistir de la candidatura de Oscar Iván Zuluaga. Sin embargo, aún está por verse si Vargas Lleras estaría dispuesto a establecer una alianza con Alejandro Char.

Con la aparición a última hora de Vargas Lleras en el escenario presidencial, el jefe natural de Cambio radical dio un golpe en la mesa, debido a que Alejandro Char y la consulta del Equipo por Colombia dejó de movilizar aproximadamente entre 300.000 y 500.000 votos, si se tiene en cuenta el caudal electoral promovido en el Atlántico y Magdalena, en virtud de la candidatura presidencial de Germán Córdoba.


Composición departamental



Ligado a los resultados que tuvieron el Partido Conservador y el Partido Liberal, a la Cámara de Representantes llegaron varias personas cuestionadas y miembros de Clanes políticos, como recogió Pares en el artículo Candidaturas cuestionadas que llegaron a la Cámara. Por ello, esta última visualización muestra la composición departamental de la Cámara de Representantes, mostrando cuántos candidatos son cuestionados, hacen parte de un clan y la distribución por género.