Disparado el hurto en Bogotá: un desafío para la administración