top of page

Diego Molano: una moción de censura más que parece que no prosperará

Por: Laura Cano Periodista – Pares


El país cumple 28 días de paro nacional; días en los que si algo ha quedado en evidencia son los excesos de la fuerza pública. Organizaciones como Temblores ONG han venido haciendo seguimiento de estos abusos de autoridad. A la fecha, esta organización registra 3.155 casos de violencia policial entre los que hay 955 hechos de violencia física, 43 casos de violencia homicida —de los cuales 18 se encuentran en proceso de verificación—, 1.388 detenciones arbitrarias y 22 víctimas de violencia sexual.


Este panorama no es nuevo y, además, ha sido constatado por otras organizaciones y comisiones de derechos humanos, así como por denuncias que han quedado reportadas en redes sociales. Estos hechos, sumados al historial de abuso de la fuerza por parte de las autoridades, han provocado que congresistas, diversas ONG, protestantes y víctimas de violencia por parte de la fuerza pública estén exigiendo una reforma policial y el desmonte del Esmad.

En ese mismo sentido, también a raíz de las violaciones a los derechos humanos que han sido denunciadas en las últimas semanas, otra solicitud generalizada ha sido la de la renuncia del ministro de Defensa, Diego Molano. Incluso se pidió la visita de la CIDH, la cual no ha sido permitida bajo el argumento que se debe esperar a que los propios organismos de control -Fiscalía, Procuraduría, Contraloría y Defensoría- realicen su tarea de investigar cada uno de los casos. Así las cosas, recientemente Marta Lucía Ramírez afirmó a través de Twitter que se permitirá la visita de la CIDH cuando sean “entregados informes solicitados por la misma #CIDH a autoridades colombianas y se haya surtido la audiencia convocada para el 29 de junio”.


Adicionalmente, con este contexto, desde principios de mayo, 18 congresistas de las bancadas alternativas decidieron radicar una moción censura en contra de Diego Molano. Por esta razón, durante esta semana se han venido adelantando las sesiones de debate, tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, sobre lo que ha sido el papel del ministro en el marco del paro nacional actual.


Desde que la propuesta se puso sobre la mesa, se preveía que iba a tener poco respaldo político. Situación que ha quedado en evidencia en los últimos días en el Congreso, pues a pesar de que todavía no se llevan a cabo las votaciones para saber si Molano sigue en la cartera o debe retirarse de ella, se conoce que partidos como el Centro Democrático, Cambio Radical, Partido Conservador y parte de La U han dado su apoyo al ministro. Hay que resaltar que, a su vez, estos son los partidos con mayor número de curules en el Congreso.


En este sentido, se tiene presupuestado que el Senado cite para este jueves la votación de la moción de censura al ministro de Defensa por su responsabilidad en las actuaciones de la fuerza pública en el marco del Paro Nacional.


En los debates —que sumaron más de doce horas en Senado y en Cámara de Representantes— Molano, como ha sido recurrente y común, defendió y legitimó el accionar de la Policía. Incluso en medio del debate en Cámara de Representantes uno de los puntos que mencionó fue el siguiente: “La discusión no puede ser cuántos civiles o policías han resultados heridos o muertos. Ninguno debió haber salido afectado. Mi solidaridad con todos. Pero la responsabilidad no es de la Policía, es de quienes generan la violencia”.


Lo anterior incluso cuando desde el 28 de abril hasta la fecha, además de las masivas denuncias por la dispersión de la protesta social, se han registrado violencias físicas más arriba nombradas, e incluso casos de asesinatos y de violencia sexual, a los que incluso Molano hizo referencia durante los debates. Al respecto, la representante Katherine Miranda expresó que: “También miente en el caso de Alison. Y yo como mujer no le voy a permitir eso. La Fiscalía en ningún momento dijo que hubo abuso sexual, dijo que descartaba el acceso carnal violento. Esto revictimiza a Alison, quien se suicidó después de que policías abusaran sexualmente de ella. Eso no es ético, eso no es correcto”.


Con esto, hay que recordar que estos casos de violencias basadas en género han sido sistemáticos durante el paro nacional, y que además de las cifras registradas por Temblores ONG, otras organizaciones, como Defender la Libertad, hablan de cerca de 87 víctimas de este tipo de agresiones por parte de uniformados.


A este panorama, además, se suma que durante lo que va del periodo presidencial de Iván Duque, tres de sus ministros de Defensa han tenido que enfrentar mociones de censura. Tal fue el caso de Guillermo Botero y Carlos Holmes Truillo, quienes también debieron acudir a estas instancias. Botero debió enfrentar este proceso luego de que fuera acusado de ocultar información sobre la muerte de siete menores de edad (entre 12 y 17 años), en un bombardeo del Ejército en Caquetá, lo que más tarde llevaría a su renuncia. Por su parte, Trujillo tuvo que hacerlo debido a su presunta responsabilidad por los abusos de la fuerza pública en las protestas, por haber incumplido el fallo que le dictaba pedir perdón por los excesos policiales en las manifestaciones del 2019 y por autorizar la presencia de tropas estadounidenses en suelo colombiano sin haberlo consultado con el Congreso.


En relación con esto último y con lo que ahora se le acusa a Diego Molano, hay que recordar que durante septiembre de 2020, luego de las movilizaciones que se dieron a raíz del asesinato de Javier Ordoñez, la Corte Suprema de Justicia emitió un fallo en el que argumentaba que se había encontrado que “existió —y puede seguir existiendo— una reiterada y constante agresión desproporcionada de la fuerza pública respecto de quienes, de manera pacífica, se manifestaron”. Bajo esa perspectiva ordenó a Holmes Trujillo pedir disculpas, suspender el uso de las escopetas calibre 12, conformar una mesa de trabajo para reestructurar las directrices sobre uso de la fuerza en las manifestaciones con participación de la ciudadanía y emitir una reglamentación en la materia que sea acorde con los estándares internacionales y constitucionales, entre otros puntos.


Hoy, a pesar de los pasos dados, el panorama en la protesta social sigue siendo el mismo. Y a pesar de que parte del Congreso ha sentado la urgencia de la veeduría del papel de Diego Molano en cuanto a la regulación del uso desmedido y desproporcionado de la fuerza por parte de organismos como el Esmad y la Policía Nacional, el rumbo que pareciera llevar esta moción de censura que está pronta a votarse pareciera ser el mismo de la de los dos ministros anteriores: la revocatoria de la moción.


Nota del editor: En efecto, con 69 votos en contra y 31 votos a favor, la plenaria del Senado negó este jueves 27 de mayo la moción de censura contra Diego Molano y quedó ratificado en su cargo como ministro de Defensa.


Comentarios


bottom of page