Diálogos entre improbables y las verdades de la Comisión de la Verdad

Por: Luis Eduardo Celis

Hemos vivido una semana de no olvidar. El presidente electo Gustavo Petro invitó a una reunión al expresidente Álvaro Uribe, este aceptó, hablaron tres horas. Las fotografías nos muestran dos colombianos que hablan cara a cara, de manera distendida, ambos enviando un mensaje contundente que bien sabemos que es así, pero que ha sido difícil aplicar en Colombia: “hablando se entiende la gente”.

Estos dos colombianos están en las antípodas de la política colombiana: el presidente electo Gustavo Petro ha consagrado su vida a luchar por transformar este excluyente e injusto orden social —siendo benévolo con la categoría “orden”—, en tanto que el expresidente Álvaro Uribe ha consagrado su vida a la defensa y promoción de una Colombia donde se concentra la tierra, el Estado trabaja para los ricos y parte de los políticos que soportan este régimen de exclusiones y democracia precaria se juntan con mafias e ilegales para mantener y promover su poder local, regional y nacional.

Petro ha convocado a un diálogo plural y diverso, y a construir una unidad nacional que tiene como centro las propuestas con las que ganó: promover políticas de inclusión y equidad, hacer un gobierno que haga realidad derechos básicos, como son la educación y la salud para todas y todos, y no solo para quienes los puedan comprar, lo cual desvirtúa el derecho y lo vuelve mercancía. El gobierno del presidente electo Petro va a trabajar por democratizar la tierra que hoy está hiperconcentrada, más concentrada aún que hace ocho décadas, cuando el presidente López Pumarejo planteó en su “revolución en marcha” que la propiedad debía tener una función social y que el gobierno debía promover acceso de tierras para quienes no la tenían. Han pasado ocho décadas y nada de eso se ha hecho y los pocos presidentes que lo han intentado (siendo quizás el único luego de López Pumarejo, el expresidente Carlos Lleras Restrepo), también fracasaron en su propósito de democratizar la tierra.

Luego de la reunión, el expresidente Álvaro Uribe envió mensajes muy importantes: el Centro Democrático es una fuerza disminuida pero activa en la política colombiana, apoyará lo que considere que ayuda a la sociedad y se opondrá a lo que considere nocivo, según sus intereses y valoraciones políticas, y anunció los temas que le preocupan: tierras, impuestos y Fuerzas Armadas. Sobre estos tres temas fundamentales el expresidente Álvaro Uribe y el Centro Democrático van a valorar con lupa las políticas del gobierno del presidente electo Gustavo Petro, y allí veremos qué tanto ánimo y disposición tienen para las transformaciones que se requieren en estos temas: hay que repartir tierras a quienes no la tienen o tienen muy poca, son dos millones de familias campesinas sin tierra y otros dos millones con poca tierra, y esa tierra la tienen en abundancia menos de cien mil familias que, casi en su totalidad, votan al Centro Democrático, y miles de ellas han concentrado tierras aliándose o siendo parte de mafias y paramilitares.

Sobre los impuestos el tema es sencillo, hay entre cuatro mil y diez mil personas, según los estudios que se consulten, que reciben enormes cifras por dividendos de las empresas en que participan y no pagan un peso de impuestos sobre esos dividendos. Es lo que Cecilia López ha denominado un modelo económico pro-rico, uno de sus componentes, y aunque han sido varios los intentos por establecer impuestos a los dividendos personales, algo que se hace en buena parte del mundo que tiene una tributación democrática, aquí no ha sido posible, y Petro ganó con el mandato de establecer esa elemental norma que veremos en la próxima Ley Tributaria que se discutirá en el Congreso de la República. Veremos si la bancada del Centro Democrático la apoya.

Las Fuerzas Armadas colombianas no funcionan bien, toda la evidencia la tenemos frente a nuestros ojos: han participado de manera irregular o abiertamente ilegal en estas largas violencias, están ligados a mafias y negocios ilegales, y para rematar siguen pensando que los comunistas son enemigos. Pues ahora habrá un Gobierno Nacional del que participará el Partido Comunista —sobrevivientes ante miles de agresiones y persecuciones—, todo esto puede argumentarse que se vive en parte del Ejército Nacional y la Policía, y en menor medida en la Fuerza Aérea y la Armada, pero existe, hay muchas irregularidades en estas instituciones y deben asumir que lo que no funciona bien debe cambiar, esa es una tarea pendiente y este gobierno promoverá esa acción, y allí veremos las valoraciones del Centro Democrático.

El diálogo entre el presidente electo Gustavo Petro y el expresidente Álvaro Uribe es realmente un diálogo entre personas muy diferentes que envían un gran mensaje a una sociedad que requiere de muchos diálogos y concertaciones difíciles y necesarias.

****

Esta semana la Comisión de la Verdad entregó su Informe Final, el cual trae muchos temas que sabíamos, pero ahora son dichos por una institución que tiene una majestad y un simbolismo enorme: escuchó a miles de víctimas y sobrevivientes, a cientos de quienes ejercieron violencia, llámense guerrilleros, paramilitares o integrantes de la Fuerza Pública, a personas de los gremios económicos, de la política, de las iglesias, a la academia, a las organizaciones sociales. Desde esta escucha atenta y de esta construcción de un referente de verdad hecha con evidencia y rigor, contamos ahora con este Informe que nos dice lo que hemos vivido y también nos propone un importante conjunto de recomendaciones para tener una sociedad que ame y respete la vida, y no la atropelle y la aniquile, como ha sido la dura realidad colombiana.

Este enorme Informe, por su sentido y significado, por el trabajo que ha implicado, por el dolor que ha significado para quienes se sumergieron en esta triste realidad, porque son miles de páginas a leer, estudiar y reflexionar, es un Informe a trabajar para que sea apropiado por la diversidad social colombiana y sus recomendaciones implementadas Tenemos un Informe de la Comisión de la Verdad que fue recibido por el presidente electo Gustavo Petro, quien se comprometió con su apropiación e implementación.

El presidente Iván Duque, se fue a Portugal a un evento técnico sobre temas marítimos, buena figura, los mares con nada se quedan, y así ha sido con la verdad. Tarde o temprano se han ido conociendo las barbaries vividas que siempre hay que tener presente, pues no son cosa del pasado, en doscientos municipios hoy persisten actores armados que ejercen control sobre el territorio y la población, y en ese proceso son muchas las barbaries que se viven día a día.

 

*Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad de la persona que ha sido autora y no necesariamente representan la posición de la Fundación Paz & Reconciliación al respecto.