• Redacción Pares

Diálogo Regional Vinculante: Zona Volcánica Nariño

Por: Katerin Erazo, Periodista


Información general

Este Diálogo Regional Vinculante se llevó a cabo en Pasto, capital del departamento de Nariño, el 19 de noviembre.

Principales puntos tratados durante el Diálogo

En las 21 mesas instaladas los participantes pidieron la creación de un sistema nacional de cuidado; la reestructuración del Instituto Nacional para Ciegos (INCI); Y el acompañamiento psicológico y emocional a población en situación de discapacidad en instituciones educativas.

La población LGBTIQ+ manifestó que se necesita inclusión para su población, garantías para sus derechos y mayor participación en espacios políticos como aporte para que Colombia se convierta en un país con igualdad y equidad de género.

Los participantes también pidieron al Gobierno que debe fortalecerse la educación en zonas rurales y tener en cuenta la infraestructura de las escuelas. Por otro lado, los colectivos de víctimas de la región plantearon reformar la Ley de Víctimas y poner reglas claras en materia de ordenamiento territorial. Asimismo, en la mesa en la que se abordó el tema de derecho a la alimentación, se propuso desde la región consolidar una zona franca para exportación e importación de productos de Nariño y Putumayo.

Los representantes de los campesinos también le hicieron un llamado al Estado para que se reglamenten entidades territoriales indígenas, mientras que los barristas del fútbol del Deportivo Pasto pidieron tener participación en el fortalecimiento del deporte. En cuanto a las mujeres de la región, hicieron un llamado para eliminar todo tipo de violencia de género en diferentes espacios.


Participantes

Más de 3.700 personas de 42 municipios de Nariño y de cuatro del Putumayo participaron en este Diálogo Regional Vinculante, en el cual la vicepresidenta de la República, Francia Márquez Mina, y el Alto Comisionado para la Paz, Iván Danilo Rueda, fueron quienes lideraron la jornada.


En el Diálogo también hicieron presencia el alcalde de Pasto, Germán Chamorro De la Rosa; el gobernador de Nariño, John Rojas; la ministra del Trabajo, Gloria Inés Ramírez; entre otros funcionarios del orden nacional y territorial.


La vicepresidenta manifestó durante su intervención que: “estamos como Gobierno Nacional poniéndole la cara a los vientos del sur. Fueron ustedes los que lograron el cambio de gobierno después de más de 500 años de exclusión y de violencia. Por eso no tengan dudas del compromiso de este gobierno con la justicia social, con la justicia climática, con la justicia económica, justicia de género y justicia racial”.


Además, Márquez hizo un nuevo llamado a los grupos armados para que aprovechen la oportunidad de devolverle la tranquilidad a Colombia y sumarse a la Paz Total.

“Para que nuestra gente pueda volver a sembrar la tierra en paz, sin temores, para que las mujeres puedan andar sin miedos, para que la juventud, en lugar de tener opción de coger un arma, opte por un lapicero”, enfatizó la vicepresidenta.


A su turno, el Alto Comisionado para la Paz y su equipo de trabajo padrinos de estos Diálogos Vinculantes garantizaron e impulsaron la participación de los putumayenses y nariñenses para que sus propuestas y sus visiones de país quedarán registradas como principal recurso para la democratización del Plan Nacional de Desarrollo.


Por otro lado, el director de la Agencia de Renovación del Territorio (ART), Raúl Delgado Guerrero, aseguró que la participación de los alcaldes y los representantes de las comunidades en la conformación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial en las mesas de trabajo establecidas fue activa y propositiva.

Contexto de la subregión

La subregión del centro del departamento de Nariño la comprenden su capital que es la ciudad de Pasto y los municipios de Chachagüí, La Florida, Nariño, Tangua y Yacuanquer, convirtiéndose así en la subregión principal de las 13 que forman el departamento.


Sus actividades económicas se basan en el sector agropecuario, en el que resaltan los cultivos de papa, maíz, frijol y hortalizas; explotación de ganado bovino, porcino, equino y otras especies menores que permitan un amplio canal de comercio y actividades comerciales o artesanales debido al gran tránsito de turistas en sus territorios.


En esta subregión el conflicto siguió luego de haberse firmado el Acuerdo de Paz, aumentando el porcentaje de víctimas y desplazamientos forzados, lo que en términos humanitarios es extremadamente grave, pues según el análisis realizado por la Unidad de Victimas, se habla de 50 personas en promedio que tuvieron que desplazarse de su territorio para así salvaguardar su vida, esto, a causa del constante conflicto que se vive en la zona.