Desempleo en Cúcuta, la imagen de una crisis binacional

Por Daniel Parra Villamizar. Colaborador PARES


Después de ser reconocida en el gremio de industrias y manufacturas como “La Vitrina de Colombia” por ser la ciudad que más vendía producción nacional en todo el país, la capital nortesantandereana pasó hoy a estar entre las urbes en Colombia con mayor desempleo e informalidad laboral. Irónicamente, el comercio con Venezuela ha sido su virtud y también su perdición.


Los altibajos económicos han acompañado a lo largo de la historia a la ciudad de Cúcuta. En los primeros años de este siglo, la ciudad, que venía de una grave crisis financiera, vivió un alivio momentáneo. A la región llegaron ciudadanos venezolanos con las tarjetas de crédito Cadivi. Algunos “raspaban” el cupo y sacaban el efectivo, otros realizaban las compras y los comerciantes cucuteños ‘hacían su agosto’.


No obstante, la dicha no fue eterna, y la ciudad, una vez más, padeció de esos síntomas que genera la dependencia: inestabilidad, incertidumbre, y alegrías efímeras. En el 2013, según cifras del DANE, Cúcuta fue la ciudad con mayor informalidad laboral, según el reporte la cifra de desempleo superó el promedio nacional, y hasta la fecha, se ha mantenido por encima de él.


En el 2016, Cúcuta fue la tercera ciudad con mayor desempleo y en el 2018 terminó el año subiendo en ese escalafón, ubicándose en el segundo lugar en ese índice, únicamente superada por Quibdó.