• Laura Natali Cano Murillo

Día de las mujeres trabajadoras, la lucha continúa

or: Laura Cano. Periodista Pares.

Fotografía: Colombia Informa.

Hoy de nuevo es 8 de marzo, día en el que se conmemora a la mujer trabajadora. Las razones históricas que han llevado a que hoy sea un día relevante en la lucha de las mujeres son varias: por ejemplo, en 1909 de conformidad con una declaración del Partido Socialista de Estados Unidos, se declaró que el 28 de febrero se conmemorara en Estados Unidos el primer Día Nacional de la Mujer. Un año después la Internacional Socialista en el marco de la II Conferencia de Mujeres Socialistas en Copenhague proclamó el Día de la Mujer de carácter internacional como homenaje al movimiento en favor de los derechos de las mujeres y para insistir en conseguir el sufragio femenino universal. Pasaría un año para que se realizaran las primeras movilizaciones, estas fueron en Alemania, Austria, Suiza y Dinamarca, en las que se sumaron las peticiones al trabajo, la educación y la equidad salarial.


No obstante, y como se leería en algunas reconstrucciones del porqué de este día, también se trae a la memoria que en marzo de 1911, en medio de una lucha sindical, al menos, 123 mujeres murieron en un incendio en la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York, Estados Unidos, luego de que se declararan en huelga con permanencia en su lugar de trabajo. El motivo se debía a la búsqueda de una reducción de jornada laboral a 10 horas, un salario igual al que percibían los hombres que hacían las mismas actividades y las malas condiciones de trabajo que padecían. El dueño de la fábrica ordenó cerrar las puertas del edificio para que las mujeres desistieran y abandonaran el lugar. El resultado: muchas mujeres no pudieron salir del incendió que se propinó en la fábrica.


A esto se sumó que seis años después, en 1917, las obreras textiles de la ciudad de Petrogrado, en Rusia, se levantaron en una gran manifestación, profundizando la lucha que venían dando obreros y campesinos contra la guerra. Durante enero y febrero de 1917, en varias ciudades se realizaron huelgas generales y manifestaciones. Es en marzo la huelga se masificó y extendió a otros sectores de trabajadores, al punto de volcarse nacionalmente y promover la caída del zarismo. Finalmente, esto también da victorias precisas en su momento a las mujeres rusas como el derecho al voto.


Todo lo anterior, además atravesado por otros muchos contextos, lleva a que en 1975 las Naciones Unidas formalizara institucionalmente el 08 de marzo como el Año Internacional de la Mujer. Bajo esto, por ejemplo, hoy desde la organización se dio a conocer que el tema de este día para este año es “Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19”.


De lo histórico, a lo personal y colectivo


Hoy las razones que convocan a las mujeres son diversas tanto desde lo individual, como desde lo colectivo. Es una realidad que hoy las mujeres están organizadas, que su lucha social, si bien, por años se ha venido adaptando a cada momento histórico y contexto social, ésta no ha cambiado sus bases: la liberación de las mujeres.


Sin embargo, siguiendo lo anterior, es imposible lograr dicha igualdad en un sistema que se sigue basando en la explotación de las mujeres; explotación que va desde la capacidad reproductiva, hasta el servicio doméstico no remunerado, que además tiene al hombre como el estándar de la humanidad.


Esto se ve en muchos escenarios, solo por nombrar algunos, basta la pena mencionar que según cifras entregadas recientemente por la CEPAL la desocupación de las mujeres en Latinoamérica y alcanzó un 22,2% en 2020, lo que significó una variación de 12,6 puntos porcentuales de variación interanual. Por su parte, se indicó un reporte de un aumento del desempleo de 10,4 puntos porcentuales, también respecto al 2019. Esto ha llevado, entre otras cosas, a que la cantidad de mujeres latinoamericanas en situación de pobreza sean cerca de 118 millones.


Por otra parte, y muy a pesar que cada vez las cifras de violencia sigue siendo más críticas, por ejemplo, en el caso colombiano, solo en lo que va del 2021, según cifras de la Fiscalía, y partiendo del subregistro que puede haber allí, se registra que se han cometido, al menos, 37 feminicidios; esto pareciera una realidad paralela, pues mientras muchas siguen insistiendo en la gravedad de las violencias hacia nosotras, el sistema judicial sigue estando al servicio de quienes violentan; muy pocas investigaciones adelantadas, una y otra barrera para poner una denuncia y, por supuesto, la revictimización que parece el modus operandi.


Escenarios hay miles, pues el sistema patriarcal atraviesa cada una de nuestras cotidianidades. Sin embargo, hoy desde lo colectivo es necesario seguir manifestándonos con las mujeres trabajadoras formales e informales, las cuidadoras, las privadas de la libertad, las mujeres pobres, las niñas, las docentes que dan estas discusiones desde espacios tan relevantes como los educativos, con las abuelas, las mujeres populares, y también con cada una de las que han sido víctimas de la opresión histórica.


Hoy conmemoramos la memoria de las reivindicaciones de las mujeres, su autonomía y su autodeterminación, también es un día para seguir haciendo visible cómo nos atraviesa la violencia machista, y desde la rabia seguir insistiendo y construyendo como mujeres organizadas. “Porque jamás permitiremos que la historia nos narre en un papel de sumisión, nos alzamos agresivas y fuertes contra toda forma de sometimiento. Temblará el Estado, el marido, el patrón. Temblará la iglesia, el tombo y el juez; el aliade, aliado, deconstruido. Temblarán todos los que nos mantienen muertas en vida”, fragmento comunicado Bloque Feminista Radical.