Cortes de luz y glifosato, guerra a comunidades

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares


Hace ocho meses Ariel Ávila —subdirector de la Fundación Paz & Reconciliación— había advertido sobre la propuesta del entonces fiscal Néstor Humberto Martínez Neira, quien pretendía que en las zonas de cultivos de coca o marihuana se quitara la luz.


Uno no sabe si reír o llorar. Pero escuchar a un alto funcionario, como el Fiscal General, hacer estas propuestas es realmente perturbador. pic.twitter.com/L4FLdwpcrj — Ariel Ávila (@ArielAnaliza) November 9, 2018

Alrededor de 221 días después, la polémica regresa a la prensa a tan solo siete días de que, por orden de la Fiscalía General de la Nación, la Compañía Energética de Occidente tenga que ejecutar la orden de dejar sin energía a las zonas rurales de Caloto, Toribío, Miranda y Corinto, ubicados al norte del departamento del Cauca.


De esta forma, el próximo 25 de junio se empezará la avanzada de la Fiscalía, en este caso para las zonas rurales de dichos municipios, en lo que desembocaría en un probable apagón generalizado para las zonas del norte del Cauca. Según la orden de la Fiscalía que llego hasta el despacho de la gobernación del Cauca, la medida pretende desconectar los sitios en los que hay invernaderos para la producción de marihuana.