Buscar

Coronel (r) González del Río de nuevo en líos judiciales, esta vez por narcotráfico

Por: Laura Cano

Periodista Pares


Luego que se le diera la libertad en 2018 por someterse a la JEP, este 2 de febrero en Pasto, Nariño, fue capturado el coronel del Ejército (retirado) Róbinson González del Río, a quien esta vez se le víncula con la banda narcotraficante Los Contadores, que opera en el departamento de Nariño, y que ha sido la responsable de varios hechos violentos en el departamento.


Los Contadores, grupo con el que se vinculó a González del Río, es una subestructura de la Cordillera Sur del Clan del Golfo, además, estaba liderada por alias “Matamba”, actualmente capturado y a la espera de su extradición.


Asimismo, hay que mencionar que además de González del Río, más de diez personas también fueron capturadas tras varios operativos que se hicieron en el marco de investigaciones por vínculos con organizaciones al margen de la ley. Estas fueron detenidas por los delitos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, concierto para delinquir agravado, cohecho y lavado de activos. Los operativos fueron realizados en Bogotá, Florencia (Caquetá), Cali (Valle del Cauca), Cúcuta (Norte de Santander), Ibagué (Tolima), Medellín (Antioquia) y Pasto (Nariño), donde se hizo la captura del ex militar.


Idas y venidas judiciales de González del Río


Esta no es la primera vez que el ex coronel enfrenta procesos con la justicia. Robinson González del Río fue coronel del Ejército hasta 2014, y en medio de lo que fue su carrera como militar se le abrieron varios procesos, no menores. En dos ocasiones se le ha involucrado con tener responsabilidad en los asesinatos de civiles que luego serían presentados como bajas en combate, es decir, con ejecuciones extrajudiciales o ‘falsos positivos’.


La primera vez que se vio enfrentado por estos casos fue en 2015, cuando se le acusó por el asesinato de 31 personas. No obstante, este caso quedó en un limbo, pues el fallo que implicaba y condenaba al exmilitar fue tumbado en segunda instancia por el Tribunal Superior de Antioquia.


Sin embargo, en 2016, el Tribunal Superior de Manizales le impuso una condena de 37 años y cinco meses de prisión por el delito de homicidio en persona protegida, pues dos de las personas que habían sido asesinadas de las más de las 30 personas con las que había sido relacionadas González del Río, fueron menores de edad dedicados a la compraventa de vehículos en una vereda de Neira, Caldas. Estas ejecuciones tuvieron lugar en septiembre de 2007, año en el que el implicado era comandante del Batallón Contraguerrilla N° 57. Para el momento de la condena, el ex uniformado fue enviado a la cárcel Picaleña de Ibagué.


“Se le condenó por su participación en las ejecuciones extrajudiciales de Janiot César Sepúlveda Ámbito y de Javier Andrés Moreno, el 29 de septiembre de 2007, cuando mediante engaños fueron llevados por Juan Carlos Arenas Huertas (condenado a 50 meses por este hecho) a la vereda Trocaderos del municipio de Neira, para ser fusilados y luego hacerlos pasar por integrantes de grupos alzados en armas”, informaba RCN Radio.


No obstante, en el 2017 González del Río pidió junto a otros 52 uniformados ser incluidos en la Justicia Especial para la Paz (JEP) y así conseguir los beneficios de los acuerdos de paz. El argumento de estos militares era que sus casos eran competencia del alto tribunal, y no de la justicia ordinaria. De hecho, en 2018, y tras acogerse a la JEP, el coronel Róbinson González del Río quedó en libertad.


Hay que resaltar que lo anterior ha sido respecto a lo que tuvo que ver con la responsabilidad de González del Río con casos de falsos positivos. Sin embargo, en el 2014 la Revista Semana reveló audios en los que se evidenció que el militar estuvo involucrado en un entramado de varios negocios ilegales y licitaciones amañadas. Así mismo, se hablaba de sobornos para manipular algunos procesos.


Señala Infobae, que: “Según los audios que se conocieron en ese entonces, el exmilitar había estado relacionado con sobornos a magistrados del Consejo Superior de la Judicatura. En una de esas conversaciones, con el entonces magistrado de la Sala Disciplinaria de ese tribunal, Henry Villarraga, el coronel en retiro hablaba del traslado de su casos de la justicia ordinaria a la penal militar. Por ese traslado que pretendía González del Río había una suma de dinero de aproximadamente 400 millones de pesos. (...) Así mismo, en otra ocasión fue investigado por presuntamente sacar armamento que pertenecía al Ejército Nacional para venderlo en el mercado negro”.


Ahora, faltará ver qué pasa con este nuevo capítulo que se abre en el historial criminal de González del Río. Sobre esto, Sebastián Escobar, del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, CAJAR, mencionó que “la JEP se debe abrir un incidente de incumplimiento al régimen de condicionalidad, el cual hace referencia a los compromisos que los comparecientes a la JEP adquieren el por hecho de someterse a esta jurisdicción. Entre los compromisos está no reincidir en conductas criminales. Siendo así, este hecho se convierte en una causal de incumplimiento de este régimen de condicionalidad. El procedimiento de incidente de incumplimiento puede conducir a múltiples tipos de sanciones, la más drástica podría ser la exclusión de los beneficios de la JEP”.


Hay que aclarar que la competencia para investigar hechos posteriores a la firma del Acuerdo de Paz es de la Fiscalía, por lo que será este ente el que deberá investigar los más recientes hechos cometidos por González del Río. No obstante, aún se espera la decisión producto del incidente de incumplimiento, lo que definirá qué pasará con los otros procesos en los que se ha vinculado a este ex militar.