• Sergio Saavedra

Continúan errores de Duque en el manejo de la frontera

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares


Vuelve y juega. De acuerdo con la última alocución presidencial de Iván Duque en la tarde de este 16 de marzo, el mandatario colombiano ratificó que no mantiene ningún canal de diálogo directo con el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro, y no lo piensa tener. Así lo hizo saber de manera tajante ante las preguntas sobre sus posibles acciones para enfrentar de manera conjunta la situación del Covid-19 que amenaza a la región.


Si bien desde la semana pasada Maduro ha venido señalando que se ha intentado comunicar con el gobierno colombiano para atender la emergencia del Covid-19, paralelamente sectores del uribismo han insistido que —de acuerdo con el reconocimiento dado por Duque—, se adelanten acciones de emergencia a través del autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó.


Ahora bien, la tensión aumenta debido a los 54 casos confirmados de Covid-19 que se registran en Colombia. Para la media noche, Duque señaló que “todas las fronteras terrestres, marítimas y fluviales del país. Las fronteras de Colombia estarán cerradas desde de este 17 de marzo de 2020 hasta el próximo 30 de mayo”. Esto, mientras la opinión pública se pregunta sobre las determinaciones que tomarán los gobiernos de la región para mitigar la crisis que trae consigo el Covid-19.


Duque reveló que esta decisión la tomaron en articulación con el Foro para el Congreso de América del Sur que fue creado por Duque y el presidente de Chile, Sebastián Piñera en 2019. Los paradójico es que Venezuela no hace parte del foro conformado por Argentina, Brasil, Paraguay, Ecuador y, respectivamente, Chile y Colombia.


La sombra de ‘los rastrojos’ y decisiones a la deriva


Mal recuerdo dejó Juan Guaidó en Colombia luego de que se conocieran fotos suyas con dos jefes de la banda narco paramilitar colombiana, denominada “Los Rastrojos”, en septiembre de 2019. Banda que, de acuerdo con su de su repertorio de violencia, se dedica a la extorsión, el secuestro, el sicariato y la trata de personas.


Por su parte, Guaidó días antes al anuncio de Duque, resaltó en sus redes sociales que “hemos establecido el contacto con nuestros aliados internacionales para evaluar propuestas de colaboración para Venezuela. Estamos buscando apoyo para nuestra gente. Atentos a los canales oficiales.” Situación que se empieza a materializar, para el caso colombiano, con los pronunciamientos de Duque sobre el caso Venezuela.


Asimismo, Guaidó ha informado que ha “instalado la Comisión de Expertos de la Salud del Gobierno Legítimo”. Que, entre otras cosas, “tendrá como principales funciones: Acopiar y actualizar de forma permanente la información y conocimiento científico e internacional sobre el Coronavirus.” Frente a esta situación, la incertidumbre crece, pues el virus amenaza con expandirse en la región, mientras no son claros cuáles son los trabajos conjuntos.


Por otro lado, Maduro el pasado 15 de marzo tomó la decisión de declarar en lo que denominó “cuarentena social” a siete (7) Estados venezolanos; Caracas, Cojedes, La Guaira y Miranda, Zulia, Táchira y Apure».


‘Ni raja, ni presta el hacha’


De hecho, en palabras de Duque, sobre Maduro, “no hay ningún canal, ni ejercicio político, mantenemos la postura de no reconocer el gobierno de Maduro”. Por otra parte, Duque manifiesta que le preocupa la población venezolana a pesar de que él cerró la frontera sin previo aviso el pasado sábado 14 de marzo, a las cinco de la madrugada. Decisión que hizo que miles de personas intentaran pasar por trochas en las que ni el Estado colombiano, ni el Estado venezolano tienen el poder. Por el contrario hay 28 Estructuras Armadas Ilegales que hacen presencia a lo largo del corredor fronterizo, de acuerdo con datos del último informe de Pares Sin dios no ley, sobre la situación de violencia en la frontera.


Es más, para el momento del cierre de la frontera colombo-venezolana propuesta por Duque, se mantenía abierta la frontera colombo-ecuatoriana; que ya registraba un muerto por Covid-19 y 23 casos de infección.


‘Sin dios, ni ley’


En la zona fronteriza hacen presencia 28 Estructuras Armadas Ilegales, entre las que se encuentra el Grupo Armado Ilegal del Ejército de Liberación Nacional (ELN), 13 Grupos Armados Organizados, de alcance principalmente regional, como el EPL, Los Rastrojos, Clan del Golfo y 10 Grupos Armados PostFarc (GAPF), y 14 organizaciones criminales de carácter transnacional como los Pranes y el Cartel de Sinaloa. Estructuras como las del ELN y los GAPF, concentrándose especialmente en los departamentos de Norte de Santander, Arauca y Vichada.

En este mapa se puede observar la presencia que ejercen estos grupos a lo largo de los municipios colindantes con Venezuela; Guainía, Vichada, Arauca, Norte de Santander, Cesar y La Guajira. Elaboró: Pares.

De esta forma, es claro que el mandatario colombiano ha puesto en riesgo la salud y integridad de la población que vive en frontera en estos seis departamentos. Esta situación se recrudeció luego de conocerse el primer caso de contagio de Covid-19 en la ciudad de Cúcuta. Se trata de una mujer de 47 años procedente de España, quien arribó a suelo cucuteño el pasado 9 de marzo.


A pesar de que el presidente Nicolás Maduro solicitó al gobierno colombiano retomar relaciones, el pasado 23 de enero, lo cierto es que ni con el Covid-19 Duque ha tratado de tomar cartas en el asunto. De hecho, el mandatario colombiano señaló que las acciones que se adelanten entre los dos países se harán de la siguiente manera:


1. Por un lado, Duque se refirió a dos instancias externas para ese trabajo conjunto; la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud.

2. Por otro lado, precisó que las acciones se vienen adelantando por medio de las gobernaciones de Norte de Santander y la del Estado de Táchira.


Extrañamente, tal como lo precisó León Valencia —director de la Fundación Paz y Reconciliación—; con la aceptación por parte de Duque de que “la intervención de la organización panamericana de la salud para mediar entre Colombia y Venezuela en el tratamiento de la pandemia desatada por el Coronavirus”. Toma una decisión que ya había recomendado Maduro, para lo que Valencia sentenció;” Resultó más sensato el régimen venezolano”.