Contagio Poesía

Por: María Victoria Ramírez M.


La cocina nunca lució tan vacía de orden, los platos se fueron amontonando, bichos empezaron a poblar la casa ante migajas en descomposición. Tú y yo con la mirada impávida, como si no nos importara el espacio lleno de todo, menos de limpieza y armonía. De nada nos dimos cuenta hasta que giramos la mirada hacia nosotros y nos vimos la mugre en el otro porque no fuimos capaces de reconocerla. La mirada agonizante nos delató. Empezaron a poblarnos bichos que sentenciaron la descomposición de aquello que fue. En aquellos últimos días no supimos sostener una cocina limpia, menos a nosotros mismos. Habíamos muerto.*


Poema Trastos, del libro Callar nunca fue una opción de Dina Luz Pardo Olaya**


Uno de los sectores que más ha sufrido los efectos económicos del COVID-19 es el cultural. Al punto que la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) publicó el 26 de mayo de 2020 un decálogo en su defensa “con el objetivo de sensibilizar sobre los efectos negativos que la pandemia ha ocasionado al sector artístico y cultural, así como ratificar la contribución decisiva que aporta la cultura para el desarrollo de la región y el bienestar de la ciudadanía iberoamericana”.


Destaca esta declaración que, en la región de América Latina y el Caribe, las industrias creativas y culturales aportan entre el 2 y el 6 % del PIB y emplean a casi dos millones de personas. El organismo multilateral ha lanzado una campaña denominada #TiempoDeCultura para visibilizar la contribución que muchas iniciativas han realizado durante la crisis para fortalecer el sector. De los diez postulados que presenta esta declaración, quiero compartir los p