Consultas presidenciales en Colombia: ¿Qué son y cuáles son los cálculos?

Por: Ernesto Medrano

Línea Democracia y gobernabilidad


El escenario político de cara a las elecciones presidenciales aún está por definirse. El próximo 13 de marzo se llevarán a cabo 2 procesos electorales: por un lado, la elección al Congreso de la República, donde la ciudadanía podrá marcar en el tarjetón su partido y candidatura de preferencia para Senado y Cámara de Representantes. Y, por otro lado, las consultas interpartidistas, en las cuales las coaliciones de varios partidos políticos escogerán, por medio de voto popular, la candidatura única que los representará. La ciudadanía podrá votar por una sola consulta.


Particularmente, las tres consultas presidenciales ideológicamente se ubican de la siguiente manera: la de izquierda, del Pacto Histórico; la de Centroizquierda, de la Coalición Alianza Verde y Centro Esperanza; y la de la derecha, representada por el Equipo Colombia.


Cabe resaltar que, además de estas consultas, ya se encuentran 2 candidatos en solitario que irán a primera vuelta: se trata de Oscar Iván Zuluaga, del Centro Democrático, y el candidato avalado por firmas, Rodolfo Hernández. Esto significa que la población colombiana deberá elegir por cuál de los cinco senderos definidos, por el momento, transitarán para poner a un candidato o candidata en la presidencia. Al menos por ahora, mientras se define qué pasará con Germán Vargas Lleras y el Partido Liberal.


Coalición Pacto Histórico y el techo


En la coalición del Pacto Histórico fue claro desde el principio que debían luchar por sobrepasar su techo electoral. Es decir, superar la votación del 2018 que no le alcanzó para ganar la presidencia. A pesar de que en el abanico de candidatos del Pacto Histórico se encuentran figuras como Francia Márquez, Camilo Romero, Arelis Uriana y el polémico Alfredo Saade, desde hace tiempo parece estar definido Gustavo Petro como candidato presidencial por esta coalición.


Así mismo, el hecho de que Petro llegue a ser el candidato único de la izquierda, se plantean inquietudes sobre el cumplimiento de los compromisos con las demás fuerzas que integran el Pacto Histórico, esto teniendo en cuenta la experiencia vivida durante su administración en la alcaldía de Bogotá.


Por ahora, solo dos candidatos parecen poder competir por el segundo lugar dentro del Pacto Histórico, Francia Márquez y Camilo Romero. Quien obtenga el segundo lugar en marzo, competirá al lado de Petro en la primera y segunda vuelta, por la presidencia de la República.


La coalición Centro Esperanza disminuida


En la coalición del centro se enfrentan a un escenario diferente: los candidatos no mejoran en las encuestas y Sergio Fajardo – el candidato más fuerte - parece estar perdiendo respaldos en Antioquia, su departamento. Así mismo, los esfuerzos por lograr la unidad hacia el centro puro le significaron fuertes golpes a los partidos que conforman la coalición, especialmente al partido Alianza Verde, que estuvo a punto de escindirse cuando definían a qué sector político iban a respaldar y quiénes debían estar. De hecho, todo parece indicar que el partido se dividirá después las elecciones presidenciales.


Por otra parte, a pesar de que las candidaturas de Gaviria y Amaya fueron anunciadas con bombos y platillos, no han logrado despegar en las encuestas. Por su parte, Fajardo se consolida como el llamado a ganar la consulta, si Juan Manuel Galán, del Nuevo Liberalismo, no da la sorpresa. Esto sin contar con el reciente ingreso a la consulta de Íngrid Betancourt y Luis Gilberto Murillo, que no registran en las encuestas y que no estaban en el sonajero presidencial.


El Equipo por Colombia sin fichas para armar el rompecabezas


En la coalición de la derecha hay posiciones encontradas. El escenario es difícil porque los votos de maquinaria, amarrados a las redes clientelares, no parecen ser suficientes para competir y llegar a la segunda vuelta. Por esta razón, en la coalición decidieron buscar los votos de los grupos cristianos que representa el partido Mira, mientras rechazan los llamados de unidad del candidato del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga. De hecho, el Centro Democrático, decidió no seguir insistiendo por su ingreso a la coalición Equipo por Colombia, una jugada que deja a Zuluaga y al Centro Democrático a punto de estrellarse contra un muro electoral.


A pesar de las dificultades que presenta esta consulta para fortalecerse, lo más probable es que desplieguen su estrategia después de las elecciones legislativas del 13 de marzo, en las que se pondrá a prueba si las maquinarias seguirán dominando, o si como ocurrió en las elecciones locales del 2019, los partidos y candidatos alternativos se impondrán en los principales departamentos y municipios.

Candidatos por firmas

Desde finales del 2021, la Registraduría recibió las firmas presentadas por los diferentes grupos significativos que aspiran a la Presidencia. De los 52 grupos significativos que se presentaron, 11 cumplieron con el número mínimo de firmas requeridas por la Registraduría y seis de ellos fueron certificados para participar en sus consultas interpartidistas y en la primera vuelta.

El pasado 10 de enero, la Registraduría presentó la lista de los primeros grupos significativos de ciudadanos que alcanzaron las 580.620 firmas requeridas para competir a la presidencia el próximo 29 de mayo. Hasta el momento, fueron seis las candidaturas por firmas que recibieron el visto bueno:

  • Luis Emilio Pérez Gutiérrez: Colombia piensa en grande

  • Alejandro Gaviria Uribe: Colombia tiene futuro

  • Federico Gutiérrez Zuluaga: Creemos Colombia

  • Rodolfo Hernández Suárez: Liga de gobernantes anticorrupción

  • Alejandro Char Chaljub: País de oportunidades

  • Juan Carlos Echeverry Garzón: Vamos pa’ lante con Echeverry


Tras el anuncio de la certificación de la Registraduría, se empieza a clarificar el panorama. Esto debido a que en caso tal de que alguna de las candidaturas no alcanzara el mínimo de firmas, se presentaría una recomposición de los avales de los partidos con personería jurídica. Pero con las candidaturas decantadas – al menos las más importantes – se completa el rompecabezas.


El efecto Rodolfo Hernández


Desde Pares se analizaron los cinco caminos a la presidencia y se advirtió del posible efecto que podría tener la candidatura de Rodolfo Hernández en el panorama político-electoral. Con las dificultades que han tenido las candidaturas de la derecha y centroderecha para cautivar al electorado que no se encuentra amarrado a las dinámicas clientelares, surge la figura de Hernández, como una alternativa a la Coalición Centro Esperanza y al Pacto Histórico. Hernández podría quitarle votos a la derecha y centro derecha y recoger una buena parte de los votantes indignados con la clase política tradicional.


Es precisamente en este contexto de indignación y de polarización en donde Hernández logra crecer en respaldo ciudadano y en las encuestas. Desde noviembre del 2021, Hernández ha venido en ascenso de acuerdo con la encuesta del Centro Nacional de Consultoría, ubicándose detrás de Gustavo Petro con un 6% de intención de voto. Para muchos, el efecto Hernández sería marginal, pero de acuerdo con la más reciente encuesta de la firma Yanhass, Rodolfo Hernández llegaría al 13% de intención de voto, siendo el único candidato que creció.


La gran encuesta elecciones 2022


Fuente: La Gran Encuesta -  Yanhaas

Un Futuro Incierto


Si bien los caminos se han ido clarificando, a tres meses de consultas y elecciones legislativas falta mucho por definir. Lo que es claro es que el país se enfrentará a un escenario de posuribismo, en el que los candidatos de la derecha no aceptan competir con el candidato del Centro Democrático, lo que implica que, de no obtener una votación importante, tendría que buscar la adhesión en segunda vuelta. Esta posibilidad reduciría mucho la capacidad política del uribismo en la coalición. Sin embargo, Álvaro Uribe podría jugar a dos bandas: con Zuluaga y con Federico Gutiérrez.


Por su parte, el centro y centroizquierda tendrá que evaluar la estrategia que hasta ahora no le ha dado resultados. Tendrá que definir su contraparte en el debate público, pues la confrontación con el petrismo no ha dado los resultados esperados. Finalmente, en el Pacto Histórico seguramente buscarán afilar su antiuribismo. Así mismo, al interior del Pacto será importante encontrar los mecanismos para evitar que Petro incumpla con su palabra, mientras se despachan en contra de Rodolfo Hernández, que sube en las encuestas.