• Laura Natali Cano Murillo

Comunidad Awá pide protección a instancias internacionales

Por: Laura Cano. Periodista Pares.


La violencia sigue siendo el día a día de muchos sectores y regiones del país. Los asesinatos sistemáticos, amenazas, desplazamientos, y otros varios hechos victimizantes son los que sigue teniendo que asumir muchas comunidades y familias. Una de estas es la comunidad indígena Awá, que tras un 2020 en el que resaltó fue la violencia, piden que todos los organismos necesarios hagan veeduría y tomen acciones contra lo que ha venido pasando.


“Estamos cansados de solicitarle al Gobierno nacional atención”, esas fueron parte de las palabras escitas en un comunicado que fue enviado hace algunos días desde la Unidad Indígena del Pueblo Awá (Unipa) a organismos de derechos humanos nacionales e internacionales. Esto motivado por los hechos ocurridos en lo corrido de los primeros días de noviembre, en los que cinco jóvenes de la comunidad fueron asesinados entre los departamentos de Nariño y Putumayo.


Estos cinco asesinatos se registraron durante los días 10, 12, 14 y 23 de noviembre, en los que fueron asesinados William Paí de 20 años, Sandra Guancha de 25, Ximena Pay Bisbicos de 18, Miguel Angulo García de 26 y Estiben Matabajoy Pinta de 23 años.


A esto se sumó que desde la Unipa se denunció que en este mismo mes han tenido que ser víctimas de atentados cometidos contra miembros de la Unidad y líderes del pueblo Awá por parte de hombres armados, asimismo han llegado a la comunidad amenazas e intimidaciones, intentos de secuestro y confinamientos, hechos agravados por la instalación de minas antipersonal y, al menos, tres atentados contra la comunidad en el que fueron heridas dos personas.


La sistematicidad con que suceden estos actos, hace que asumamos que la guerra que sostienen varios grupos armados también sea contra nosotros. Durante 9 meses venimos emitiendo comunicados semanales debido a lo complejo que se torna la cotidianidad de quienes buscamos vivir en paz, pero lamentablemente la tranquilidad se ha convertido en una utopía para nuestro pueblo. (…) Es de manifestar que esta guerra no es nuestra y que seguimos siendo las víctimas que el Estado no reconoce. Queremos pervivir en paz, pero las balas asesinas acallan día a día nuestro pueblo awá”, agrega el comunicado.


Finaliza noviembre con dos asesinatos más


No es nuevo afirmar que las comunidades indígenas durante este año, como una historia que se repite, han sido víctimas de diversos hechos, muestra entre otras cosas del abandono estatal que ha resaltado históricamente, realidad sobre la que la Unidad Indígena del Pueblo Awá sigue haciendo un llamado de atención.


Llama la atención que, aun cuando se nombra que semanalmente se han enviado comunicados durante nueve meses, la situación sigue sin ser atendida por parte del Gobierno Nacional, y sigue sumándose vidas, familias, comunidades afectadas por el deterioro de la seguridad que parece ser el común denominador en Colombia, que incluso siendo una de las tantas exigencias que se le ha pedido al Ministro de Defensa, continúa el derramamiento de sangre casi diariamente.


Las comunidades indígenas no han sido ajenas de esta situación, hay que recordar que parte de las exigencias que trajo a la Minga Indígena del Suroccidente desde el Cauca a Bogotá era justamente el diálogo con Iván Duque por que se te protegiera la vida de los y las indígenas del país.


Pues todo esto al parecer ha caído en oídos sordos, muestra de esto es que justo finalizando noviembre la situación para el pueblo Awá no ha se han tomado acciones efectivas: “Hemos venido haciendo varios consejos de seguridad debido a la situación humanitaria que vive el pueblo Awá, y lo que se mira es que se vienen desarrollando algunas acciones por parte de las autoridades e instituciones, pero en la zona no se ve reflejada la reducción de amenazas, asesinatos y desplazamientos. Nos preocupa mucho que los consejos de seguridad no son la solución, esto va más allá de las inversiones que tiene que hacer el Gobierno para atender las necesidades y reducir la pobreza que vive la población Awá”, afirmó Rider Pai, líder de UNIPA.


Lo anterior se afirmó a través de Radio Nacional el pasado 20 de noviembre, cuando se denunciaba que en lo que va corrido del año 2020, 25 indígenas Awá habían sido asesinados, además, ocho personas de la comunidad habían resultado heridas en medio de hechos violentos.


Aunque la denuncia fue hace tan solo unos días, el pasado 30 de noviembre un nuevo hecho fue alertado, pues en la mañana del día anterior en la vía al mar entre Pasto y Tumaco, exactamente en la vereda El Pinde, hombres armados interceptaron a Omar Bisbicús (25 años), quien se desplazaba desde el Municipio de Ricaurte, Nariño hacia Llorente. Bisbicús pertenecía a la guardia del cabildo La Esperanza en el municipio de Ricaurte, además hacía parte de la organización Camawari, de la cual en este año ya son 9 sus integrantes que han sido asesinados.


A esta situación se sumó que, también el 30 de noviembre, fue encontrado en una vía hacia Suárez, Cauca, el cuerpo de Romelio Ramos de 31 años, originario del resguardo de Jambaló. Ramos, era un líder comunal dentro de su resguardo, además, se desempeñaba como agricultor y era padre de dos menores de edad.


Por su parte, el llamado al Gobierno también se hizo desde el CRIC, quienes escribieron que: “Como autoridades Indígenas, manifestamos nuestra indignación ante el genocidio que se viene presentando a los pueblos étnicos de Colombia, nos alarma que el ejercicio de la defensa de los derechos humanos y la ausencia de garantías resulte en una amenaza para quienes, desde los territorios intentan proteger la vida digna de las comunidades.


«Es nuestra preocupación como proceso organizativo indígena, y lamentamos que la paz nos esté costando la vida. (…) Hacemos un llamado a la comunidad internacional y a los entes nacionales y locales a pronunciarse sobre estos hechos y a tomar medidas para frenar el etnocidio en Colombia, y a acompañar el trabajo de defensa de derechos humanos y construcción de paz que realizamos los pueblos étnicos en el país”.