• Laura Natali Cano Murillo

Cauca: el crítico balance de inicio de año

Por: Laura Cano

Periodista Pares


Ha sido un inicio de año marcado de forma alarmante por la violencia. Durante solo el primer mes del 2022, fueron casi diarias las noticias sobre asesinatos selectivos, atentados, amenazas, enfrentamientos entre grupos armados o desplazamientos. Uno de los departamentos que más ha vivido esta situación es el Cauca, zona que además, históricamente y durante los últimos años, ha estado inmersa en constantes acciones violentas. Construimos un recuento sobre los hechos del 2022 registrados en esta zona, así como de algunos factores que explican la conflictividad armada que allí persiste.

Antes de repasar lo que sucedió durante el primer mes en el Cauca, es necesario traer a colación el proceso de reconfiguración de grupos armados en el departamento, lo que además ha traído una serie de repertorios de violencia que han dejado en el medio, y mayormente victimizada, a la población civil. Esta reconfiguración que trajo nuevas estructuras armadas y fortaleció otras ya existentes se comenzó a desarrollar, por lo menos, desde finales de 2016, cuando la extinta guerrilla FARC-EP dejó la zona.

Y es que a pesar de que se suponía que con la firma del Acuerdo de Paz el contexto iba a cambiar e iban a haber ciertas condiciones para la garantía de los Derechos Humanos, esto hasta el momento no ha pasado, y lo que se tiene en la actualidad es un departamento que ha sido epicentro de hecho violentos, lo que además, por ejemplo, ha servido de gasolina para la configuración de grupos armados posfarc, GAPF.

Estos GAPF tuvieron como base el “Nuevo Sexto” o “Frente Sexto”, uno de los primeros grupos armados posfarc, el cual posteriormente se convirtió en “las Columnas Móviles Dagoberto Ramos y Jaime Martínez, estructuras que emprendieron una disputa frontal con el Frente Manuel Vásquez Castaño del ELN y también con Los Pelusos o EPL con el propósito de hacerse al control territorial producto del vacío de poder dejado por las Farc. Sumado a estas disputas, en la subregión han aparecido amenazas de Águilas Negras, Autodefensas Gaitanistas de Colombia e incluso del Cartel de Sinaloa, asuntos denunciados de manera reiterativa por las comunidades y la Defensoría del Pueblo, pero no esclarecido por la institucionalidad”, se señaló desde Pares respecto a la situación en el Norte del Cauca.

También le interesaría leer: La tragedia del Cauca, un escenario de reconfiguración armada

Se especificaba desde la Fundación, que desde el año 2019, en esta zona del Cauca llegó la Segunda Marquetalia, “lo cual pareció influir en la unificación de la Dagoberto Ramos y la Jaime Martínez bajo el paraguas del Comando Coordinador de Occidente-CCO, proyecto de unificación de expresiones de disidencia dispersas en el suroccidente del país al mando de Gentil Duarte. Para el año 2020, la situación de violencia en el Cauca se agudizó por cuenta de los múltiples enfrentamientos entre estos grupos armados, dejando como saldo alrededor de 246 violaciones a derechos humanos entre las que se cuentan 117 asesinatos selectivos. Durante el 2021, las estructuras del Comando Coordinador de Occidente-CCO se fortalecieron y extendieron su presencia a 7 municipios del Norte del departamento y 4 del Oriente”.

Mientras tanto, en el sur del Cauca se tiene presencia del Frente Carlos Patiño desde 2018, el cual llegó a tener disputas por el control del territorio con el ELN. Hacia el año 2020 “Los Patiños” recibieron el respaldo de la Columna Móvil Jaime Martínez para atacar al grupo guerrillero. De hecho, en esta zona del Cauca se encuentra ubicado uno de los municipios más golpeados por la violencia de los últimos años: Argelia, donde hay una alta conflictividad como consecuencia de la presencia del ELN, GAPF y Grupos Armados Organizados (GAO) sucesores del paramilitarismo. Justamente, Argelia ha sido una de las zonas en las cuales se ha venido presentado un aumento significativo en los casos de desplazamiento forzado; en 2018 hubo un total de 596 víctimas de este tipo de victimizaciones, en 2019 se registraron 979 y en 2020, 1012.

Lea también: Sur del Cauca: una trayectoria de conflicto armado que se recrudece en la actualidad

Ahora bien, el SIPARES tiene un registro de 19 hechos que terminaron con la vida de líderes y lideresas sociales en el Cauca durante el 2021. Sobre esto vale la pena resaltar que fueron los liderazgos indígenas los más afectados, de hecho fue el Consejo Regional Indígena del Cauca la organización que más perdió vidas a raíz de la guerra que se ha agudizado en el Cauca. Además, se presentaron 09 asesinatos contra personas en proceso de reincorporación: Brayan Secur Ipia (31 de enero), Franky Ortega (24 de febrero), Arnoldo Medina (30 de abril), Arbey Garcés (13 de mayo), José Ignacio Loaiza (21 de mayo), Norelia Trompeta (25 de junio), Yorbis Valencia Carabali (25 de julio), Ruber Erney Dorado (09 de octubre), y María Steffania Muñoz Villa (14 de octubre). Por otro lado, y como parte de la diversidad de hechos violentos que afecta a la sociedad civil del Cauca, es necesario también nombrar que en esta zona entre enero y noviembre de 2021 se registraron 13 masacres, en las cuales hubo un total de 41 víctimas mortales.



Lo anterior demuestra que la violencia en el Cauca ha sido sistemática, y aunque se han expuesto muchos de los motivos que están llevando a estas condiciones, tanto por parte de organizaciones sociales, líderes, y organismos que han hecho seguimiento a este contexto, las medidas del Gobierno local y nacional no han sido suficientes. Esto ha tenido como consecuencia que el panorama esté lejos de cambiar, y por el contrario,que se sigan perpetrando múltiples formas de violencia que afectan indiscriminadamente a la población civil. Las comunidades indígenas y afros han sido las más victimizadas.

Un inicio de año bajo la violencia

03 de enero: autoridades indígenas reportaron que al menos seis sujetos fuertemente armados interceptaron a menores de edad en la zona alta del resguardo ubicado en Páez, Cauca. Esto, según la denuncia, se hizo con el fin de que los menores dieran información sobre Aida Quilcué, candidata al Senado, y su hija Mayerly Alejandra e hijo; así como de Luz Omaira Quilcué Vivas; Lisímaco Mestizo Julicué; Esmilson Huetia; Lisímaco Pontón y Leider Quilcué.

11 de enero: la comunidad de Caldono reportó que el cuerpo de un ciudadano de apariencia indígena fue encontrado sin vida y amarrado en las inmediaciones del río Chindaco. Se informaba en Infobae que el hombre fue identificado como Jhon Alexis Collazos Findo y además su cuerpo tendría signos de tortura.

11 de enero: luego de fuertes enfrentamientos entre grupos armados, cerca de 67 familias, más de 220 personas de las veredas Hojarascal y El Chigüero del Consejo Comunitario del Alto Guapi, fueron desplazadas.

12 de enero: tras el enfrentamiento armado entre la Columna Móvil Dagoberto Ramos y tropas del Ejército Nacional, varias personas indígenas del Resguardo de La Aguada, San Antonio tuvieron que protegerse del fuego cruzado, pues esta acción se llevó a cabo muy cerca del resguardo. Además, como consecuencia del hecho, la Secretaría de Gobierno reportó que habían familias desplazadas.

12 de enero: en Corinto, un vehículo utilizado para transportar uniformados del Ejército Nacional. fue atacado con impactos de arma de fuego.

13 de enero: en límites entre El Tambo y Popayán un conductor fue asesinado y su vehículo fue incinerado en vía pública. En el lugar de los hechos fueron encontrados carteles alusivos a las disidencias de las Farc, estructura Carlos Patiño. La víctima fue identificada como Cristian Idrobo.

14 de enero: tres personas fueron asesinadas en el municipio de Miranda, Cauca. Los casos ocurrieron en diferentes hechos, no obstante, para ese momento la comunidad denunciaba el intento de lo que sería una limpieza social en la zona.

14 de enero: fue asesinado el joven indígena Breiner David Cucuñame, un comunero de 14 años, quien perdió la vida el pasado viernes en la zona conocida como Las Delicias, en Buenos Aires, Cauca, tras un ataque armado el cual habría sido perpetrado por hombres armados pertenecientes a la Columna Móvil Jaime Martínez de las disidencias de las Farc. En este hecho también perdió la vida el guardia indígena Guillermo Chicame. Esto además desató un constante hostigamiento por parte del grupo ilegal en contra de las comunidades indígenas.

24 de enero: el exmilitar Farly Puentes Valencia, de 28 años, fue encontrado muerto en el corregimiento Río Chiquito, de Páez, Cauca. El hombre habría sido abordado por hombres que le propinaron varios disparos con arma de fuego hasta causarle la muerte.

24 de enero: se presentaron fuertes enfrentamientos entre tropas de la Tercera División del Ejército Nacional y miembros de la estructura Dagoberto Ramos Ortiz, en Tacueyó, zona rural de Toribío, Cauca. En el hecho la población civil quedó en medio del fuego cruzado, lo que generó temor.

24 de enero: fue asesinado el ex coordinador de la guardia indígena, Albeiro Camayo, en hechos ocurridos en el resguardo de Las Delicias, municipio de Buenos Aires (Cauca). El hecho se presentó en medio de un ataque armado cometido por la Columna Móvil Jaime Martínez.

26 de enero: hombres armados hostigaron la estación de Policía de la zona. Autoridades estiman que la incursión armada fue realizada por miembros del grupo de disidencias de las Farc, Dagoberto Ramos.

28 de enero: tres personas de una misma familia (padre, madre e hijo) fueron asesinadas en Miranda, Cauca. Las personas fueron identificadas como Arbey Gómez, María Elsy Carabali, y José David Gómez Carabali. Además, una menor quedó herida y tuvo que ser trasladada a un centro de salud, donde permanece.

29 de enero: cuatro jóvenes de entre 16 y 27 fueron asesinados en Timbiquí, Cauca. Las víctimas, cuya identidad se desconoce por el momento, tenían heridas de arma de fuego.

29 de enero: fue asesinada la lideresa comunitaria Deisy Sotelo. Además, su esposo se encuentra desaparecido. El cuerpo de la víctima fue encontrado con impactos de bala en la vía que comunica la vereda Llano Alto con el corregimiento de El Plateado.

30 de enero: en El Bordo, Cauca, policías de las unidades de la Estación de dicho municipio, fueron atacados. Ellos realizaban actividades operativas cuando fueron interceptados con disparos de arma de fuego por dos sujetos que se movilizaban en motocicleta. En el hecho dos uniformados resultaron heridos.

31 de enero: se presentó un hostigamiento con explosivos contra uniformados de la Policía Nacional en zona rural de Buenos Aires, Cauca. Tras esto en los municipios de Suárez y Buenos Aires, se registraron combates entre uniformados y disidentes de la columna móvil Jaime Martínez.

31 de enero: en Caloto, Cauca, fue asesinado el líder social y defensor de derechos humanos José Eulides González Marín, quien era vicepresidente de la Asociación de Trabajadores Campesinos de la Zona de Reserva Campesina del Municipio de Caloto, ASTRAZONACAL, filial de la Federación Sindical Unitaria Agropecuaria, FENSUAGRO, e integrante de la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina, ANZORC, del Proceso de Unidad Popular del Suroccidente Colombiano, PUPSOC, y de la Coordinación Social y Política Marcha Patriótica.

Así las cosas, durante lo que va del año se han presentado, al menos, 18 hechos violentos en el Cauca, en los cuales, la mayoría de víctimas han sido personas de la sociedad civil, habitantes de este departamento que históricamente ha estado marcado por la violencia. Además, preocupa esta cantidad de hechos de enero, pues podrían registrar una tendencia de lo que serán las dificultades para este departamento, en un año que, además, es electoral, y donde habrá que ver cómo se comporta el CCO con un nuevo mando, luego de la baja de alias ‘Jhonier’.


Lea también: Murió alias "Jhonier", ¿cómo deja al Comando Coordinador de Occidente?