• Laura Natali Cano Murillo

Caso Santiago Murillo: Fiscalía avanza en acciones contra policía implicado

Por: Laura Cano Periodista – Pares

Los excesos de la fuerza pública, durante el paro nacional de este año, dejaron a su paso una crítica situación de derechos humanos. Según fuentes como Temblores ONG, del 28 de abril al 26 de junio se reportaron 4.687 casos de violencia policial, hechos en los que se incluyen 1.617 denuncias por violencia física, 2.005 detenciones arbitrarias, 784 intervenciones violentas, 82 agresiones oculares, 28 casos de violencia sexual y 44 hechos de violencia homicida. Respecto a estos últimos casos, para el pasado mes de junio, 29 de ellos estaban en proceso de verificación, de los cuales 13 se encontraban en proceso de esclarecimiento sobre si el presunto victimario pertenecía a la fuerza pública.

Justamente, uno de los casos de violencia homicida ocurrido en el marco del paro nacional fue el de Santiago Murillo, un joven de 19 años que residía en la ciudad de Ibagué y que se encontraba de regreso a su casa cuando recibió un impacto de arma de fuego. “Siendo aproximadamente las 21:00 horas del sábado 1 de mayo del 2021 ingresa al servicio de urgencias de nuestra entidad el paciente identificado como Santiago Andrés Murillo, de 19 años de edad, en quien se documenta herida en tórax región precordial por proyectil de arma de fuego”, comunicó en ese momento la Clínica Nuestra de Ibagué.

Ante la gravedad de las heridas, Santiago murió ese mismo sábado en el centro hospitalario. Desde ese día, la lucha de su familia, de personas conocidas y de varias organizaciones ha sido que haya justicia en este caso y que se logre establecer quiénes son los respondables del asesinato de Santiago Murillo. Hasta el momento, se han dado pasos importantes: uno de ellos ha sido la acusación que realizaría hoy la Fiscalía General de la Nación.

Lo que ha sucedido en este caso

Inicialmente, la investigación inició en la Justicia Penal Militar. Se habían capturado a dos uniformados presuntamente responsables: Jorge Mario Molano y el patrullero Óscar Leonardo Devia. Sin embargo, en junio, un juez revocó esta medida de aseguramiento tras solicitud de la Procuraduría y de los abogados de los implicados, quienes para ese momento alegaron tener nuevas pruebas. No obstante, el 8 de junio, Jorge Mario Molano, quien para el 1 de mayo (día en que fue asesinado Murilllo) fungía como comandante de la estación Norte de la Policía de Ibagué, fue recapturado por la Fiscalía.

Hay que recordar que, durante el proceso, hubo choques entre la Justicia Penal Militar y la Fiscalía, entidad que también realizó actuaciones. Sin embargo, para finales de agosto, la Corte Constitucional decidió que, sobre el conflicto de competencias entre jurisdicciones, era la Fiscalía la que debía continuar con el proceso y no la Justicia Penal Militar. Y es que justamente fue este organismo el que ordenó la recaptura de Molano y le imputó el delito de homicidio, cargo que no fue aceptado por el uniformado.

Recientemente, a través del diario El Espectador, se conoció que para hoy, 16 de septiembre, la Fiscalía llamó a juicio a Jorge Mario Molano, quien está suspendido. Molano será acusado por homicidio, pues, “según los cotejos periciales, todo indica que le disparó al joven Santiago Murillo en Ibagué sin que fuera necesario y desconociendo todas las directivas para el uso de armas”. Según lo que logró establecer el medio, el pasado 2 de mayo a las 2:40 a.m., Molano entregó su arma de dotación, y es justamente este arma, con serial SP 0169540, una de las pruebas con las que la Fiscalía adelantará el juicio, pues el registro coincide con el proyectil encontrado en el hombro de la víctima.

De acuerdo a lo informado por El Espectador, en la noche del 1 de mayo, Molano observó a un grupo de personas que se movilizaban hacia una marcha. Detrás de ellas se encontraba Murillo, quien habría salido esa tarde a casa de su pareja en bicicleta. La Fiscalía afirma estar en la capacidad de probar que, en ese momento, “sin motivo alguno para disparar, Molano accionó su arma contra el joven, que estaba a 30 o 35 metros de distancia. El ente investigador le reprocha a Molano, quien desde el principio se ha declarado inocente, que según las cámaras de seguridad la situación de orden público estaba en calma y que no existía el más mínimo peligro ni para el oficial ni para los agentes a cargo de este”.

Luego de recibir el impacto de bala, Murillo habría intentado pedir ayuda, pero finalmente se desplomó. Recibió ayuda de personas que se encontraban en el lugar, sin embargo, según informó El Espectador, “ninguno de los policías —incluido Molano— brindó ayuda al joven. De hecho, la Fiscalía acusa que Molano huyó del lugar y puso en su lugar a una persona de su misma contextura: el intendente Óscar Devia. Según el abogado de la familia Murillo, Miguel Ángel del Río, ese uniformado habría sido presionado para que se declarara culpable por altos mandos de la Policía, antes de que la Corte Constitucional definiera que el caso debía adelantarlo un juez ordinario y no la Justicia Penal Militar”, informa el medio de comunicación”.

Es importante señalar que esta sería la primera acusación que haría la Fiscalía a un miembro de la Policía por los hechos ocurridos en el marco del paro nacional retomado el pasado 28 de abril. Por su parte, la familia de Santiago Murillo y diferentes organizaciones han convocado, para este jueves, en la ciudad de Ibagué, un evento en conmemoración a este caso en el que, además, se presentará el proyecto de Reforma a la Policía que se radicó ante el Congreso de la República el pasado 9 de septiembre.

Se espera que este caso no quede en la impunidad y que las acciones que realice la Fiscalía garanticen la reparación de la familia y conocidos de Santiago Murillo. Además, lo ocurrido con este joven representa un nuevo llamado de atención para que se concrete una reforma a la Policía, la cual sea estructural y evite que más vidas se pierdan a causa de la violencia ejercida por miembros de esta institución (Te podría interesar: Azul o verde: ¿cuál es la diferencia? Algunas reflexiones sobre la reforma policial).