Caso Orlando Sierra: no se mata la verdad matando periodistas.

Por: Mateo Quintero, Redacción Pares


Orlando Sierra, columnista y subdirector del periódico La Patria de Manizales, murió a causa de un disparo que recibió a la 1:49 de la tarde del 30 de enero del 2002 a tan solo unos metros de la sede principal del periódico, mientras iba caminando en compañía de su hija. Durante dos días, Sierra luchó por su vida, sin embargo, murió en el Hospital de Caldas el 1 de febrero a las 8:35 de la noche.

Pese a que Luis Fernando Soto Zapata fue capturado por la Policía minutos después de que ocurriera el ataque, el 11 de diciembre de 2018 la Corte Suprema de Justicia ratificó la condena de 36 años contra Ferney Tapasco Gonzalez, autor intelectual del homicidio.

Tapasco era, por ese entonces, uno de los políticos más poderosos de Manizales y había sido vinculado en varias ocasiones a presuntos actos de corrupción. La primera condena en su contra se dio el 24 de junio de 2015 y fue ratificada hace unos días por la Corte. Según el alto tribunal, la causa del asesinato se debió a que Tapasco había sido mencionado por Sierra en una de sus columnas.

La Corte afirmó que Sierra en su columna «criticaba de manera constante a la coalición política gobernante y con nombre propio a sus dirigentes, entre ellos, al señor Tapasco González, por la actuación administrativa realizada, por la vinculación con contratos estatales a familiares y por gestión que hacía en procura de los intereses de su hijo Dixon Ferney Tapasco, ante la pérdida de investidura que afrontaba».

Tapasco ya había tenido inconvenientes con Sierra: lo había golpeado y además le había enviado una amenaza de muerte, historia que Sierra le contó a su amigo Flavio Restrepo. Después de estas dos acciones, fue asesinado. El fallo de la Corte también dice que los hermanos y políticos de la región, Fabio y Jorge Escobar, fueron encargados por Tapasco para contratar al sicario que asesinó a Sierra.

De hecho, la Corte afirma en ese fallo que hubo varias reuniones antes de concertar el asesinato de Sierra, una de ellas en la oficina misma de Tapasco. De esas reuniones son testigos Carlos Arturo Molina y Luis Eduardo Vélez Atehortúa, ambos dijeron que escucharon a Tapasco dar órdenes para asesinar a Sierra.

Carlos Arturo Molina atestiguó cómo Tapasco le dijo a Tilín ―líder del grupo de sicarios―: «Necesito que me cuadre a ese hijueputa de La Patria, Orlando Sierra». Por su parte, Luis Eduardo Vélez también atestiguó que oyó a Tapasco decirle a su hijo “a ese hijueputa de Sierra no quiero verlo vivo mañana a la hora del almuerzo«.

Con esas y otras pruebas, el fallo del Tribunal Superior de Manizales afirmó que «Francisco Ferney Tapasco González ordenó la muerte de Orlando Sierra Hernández, para lo cual dispuso que los hermanos López Escobar contactaran a los sicarios encargados de materializar el delito». Así entonces el 11 de diciembre de 2018 la Corte ratificó la condena de 36 años contra Francisco Fenery Tapasco González por su autoría intelectual en el asesinato de Sierra.

¿Quién era Orlando Sierra?

Sierra había nacido en Santa Rosa de Cabal en 1959. Sin muchos recursos, logró hacerse bachiller, siempre con la meta de estudiar literatura y ser escritor. Así pudo llegar a Manizales donde estudió filosofía en la Universidad de Caldas. En Manizales se vinculó a La Patria en el año de 1985. Primero fue columnista cultural, luego asistente de Dirección y finalmente encargado de la sección Fin de Semana.

Poco a poco se convirtió en jefe de redacción y Subdirector de ese periódico y también empezó a escribir una de las columnas más importantes de Caldas ―Punto de Encuentro― en la cual criticaba fervi