Caso Merlano, un fracaso más de la política internacional

Por: Natalia Aguilar Salas. Colaboradora Pares


Aída Merlano ha sido de nuevo el tema central en las noticias. La excongresista por el Partido Conservador y condenada a 15 años de cárcel por concierto para delinquir agravado, corrupción al sufragante y tenencia ilegal de armas, se encontraba prófuga de la justicia después de septiembre de 2019. Este martes las Fuerzas de Acciones Especiales de Venezuela anunciaron su captura. Esta policía de élite tiene su sede en Caracas y es conocida según un reporte de Insight Crime por el número de ejecuciones extrajudiciales que comete contra personas vinculadas con bandas criminales. Vale la pena mencionar que la Alta comisionada por los Derechos Humanos de la ONU le ha pedido al gobierno de Venezuela la eliminación de la FAES.


Sin embargo, más allá de quién realizó la captura, el meollo del asunto radica en la dificultad para la extradición de Merlano, debido a la situación que atraviesa el gobierno de Venezuela, con el régimen de Nicolás Maduro y el autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó. Si bien Guaidó anunció que el “gobierno legítimo” de Venezuela cooperará para la extradición de Merlano a pesar de la crisis institucional que atraviesa el país vecino.