¿Cómo funciona el decreto que prohíbe el porte de dosis mínima?

Por: Mateo Quintero, redacción Pares

El 1 de octubre, el presidente de la República, Iván Duque, firmó el Decreto 18-44, que le permite a la Policía Nacional confiscar el porte de dosis mínima a cualquier persona. Desde ese día, cualquier persona que sea sorprendida con la dosis mínima (menos de 20 gramos de marihuana o un gramo de cocaína) tendrá que pagar una multa de $208.000. Además, el decreto le da potestad a la Policía para decomisar y destruir la respectiva dosis. Ambas acciones se realizarán siguiendo el Código de Policía expedido en el año 2016.

Por otro lado, a la persona a la que se le decomise la droga deberá demostrar que es adicto y si no, ésta será destruida. El consumidor podrá ser integrado a un programa comunitario o a una actividad pedagógica de convivencia y remisión a los Centros de Atención a Drogadicción (CAD). Los CAD son, según la resolución número 4750 de 2005, “toda institución pública, privada o mixta que presta servicios de salud en sus fases de tratamiento y rehabilitación, bajo la modalidad ambulatoria o residencial, a personas con adicción a sustancias psicoactivas, mediante la aplicación de un determinado modelo o enfoque de atención, basado en evidencia.”

Además de esto, quienes porten más de la dosis mínima, serán detenidos y puestos en manos de las autoridades judiciales que determinarán si se trata de una dosis del consumidor o si es un expendedor de drogas, en este caso la pena podría oscilar entre 4 a 12 años de cárcel.