top of page

Avance en el proceso de paz entre el Gobierno y el ELN

Por: Katerin Erazo, Periodista


Foto tomada de: La X


Tras un año y medio de intensos diálogos, el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) alcanzaron un acuerdo histórico al firmar el primer punto de la agenda del proceso de paz el pasado sábado 25 de mayo en Caracas. Este importante avance se centra en la participación de la sociedad en la implementación de los acuerdos finales.



Vera Grabe, jefa de la delegación del Gobierno en las negociaciones, subrayó la complejidad y el esfuerzo detrás de este logro. “Nadie dijo que iba a ser fácil”, afirmó, destacando el trabajo conjunto y meticuloso realizado “página por página” para concretar este acuerdo.

El acuerdo enfatiza la inclusión y participación activa de la sociedad civil en la construcción de la paz, definiendo claramente quiénes estarán involucrados en los diálogos y de qué manera podrán contribuir. Grabe explicó que el texto acordado “recoge el espíritu” del proceso y establece las bases para la colaboración ciudadana en la ejecución de las transformaciones necesarias.




Aunque el documento completo aún no se ha hecho público, Grabe adelantó que los principales ejes del acuerdo abarcan temas económicos, políticos, ambientales, educativos y culturales. Este enfoque integral busca abordar diversas dimensiones de la realidad colombiana para cimentar una paz duradera.


En un contexto de polémicas y desafíos, ambas delegaciones reafirmaron su compromiso de no abandonar la mesa de diálogo. Esta decisión se mantiene firme a pesar de recientes controversias, como el anuncio del ELN sobre la posible reanudación de secuestros con fines extorsivos. Grabe señaló que el acuerdo contempla “enfoques diferenciales de género, étnico y para personas con discapacidades”, y destacó la importancia de promover una “cultura de paz” y enfrentar la “cultura patriarcal”.


El acto de firma contó con la presencia del expresidente Ernesto Samper, quien ha sido un ferviente defensor del proceso de paz. “Estamos aquí por la paz y con el pueblo colombiano”, reafirmó Grabe.


Desde la delegación del ELN, Pablo Beltrán describió el acuerdo como “una propuesta de paz a las buenas” y exhortó a aquellos que se oponen a los cambios a reconsiderar su postura. “El ELN está dispuesto a cambiar. Necesitamos más gente participando en este proceso, que haya un gran acuerdo, que la gente participe y se comprometa con los cambios”, expresó Beltrán, subrayando la importancia de la inclusión social en el camino hacia la paz.


Este primer acuerdo marca un paso significativo en el complejo camino hacia la reconciliación en Colombia, abriendo la puerta a una mayor participación ciudadana y un compromiso renovado con la paz.

Kommentare


bottom of page