• Laura Natali Cano Murillo

Asesinaron a Jorge Santofimio, firmante que le apostó a la paz en el Putumayo

Por: Laura Cano

Periodista Pares


En la noche de este jueves, 24 de febrero, en Puerto Guzmán, se presentó un nuevo hecho de violencia. Esta vez afectó a la comunidad de firmantes de paz que desde hace más de cuatro años le han apostado a la paz a través la Cooperativa Multiactiva Comunitaria del Común (COMUCCON), pues uno de sus líderes, además representante legal, y parte del PNIS, Jorge Santofimio Yepes, fue asesinado luego de que hombres armados llegaran a donde la junta directiva de la cooperativa estaba reunida.


El ataque ocurrió en el predio La Granja, ubicado en el municipio mencionado, a donde llegaron desde mayo de 2019 a raíz de la falta de garantías de seguridad en el ETCR Heiler Mosquera, lugar en el que, desde 2016, cumplían su proceso de reincorporación. En este hecho cuatro personas más resultaron heridas: una mujer parte de la cooperativa, un bebé de aproximadamente 05 meses, un menor de 14 años, y uno de los escoltas. Estas personas fueron trasladas a centros de salud donde permanecen estables. Sin embargo, hay que mencionar que el menor de 14 años, quien además es hijo de Jorge Santofimio, fue intervenido quirúrgicamente ante la gravedad de sus heridas. Ante lo sucedido, los integrantes de COMUCCON realizan una reunión para evaluar la actual situación y, asimismo, decidir si permanecerán en esta zona, o si, por el contrario, de nuevo, deben buscar un lugar de refugio.


“Vemos que el Gobierno no responde con medidas efectivas, sino con complacencia ante el asesinato de los firmantes”, denunció Pastor Alape a través de un video publicado en redes sociales. Por su parte, Victoria Sandino advirtió que: “La comunidad previamente había solicitado que les hicieran un cordón de seguridad de ejército y policía y nunca tuvieron respuesta. Esto es crónico de un genocidio anunciado”.


Frente a esta situación vale la pena traer varias cosas a colación. Una de ellas, es que el pasado 17 de febrero la Defensoría del Pueblo emitió la Alerta Temprana 004-22 en la cual, entre otras cosas, advirtió sobre la situación de las personas en proceso de reincorporación en varias zonas del país, una de estas: Puerto Guzmán. Puntualmente se lee: “se han advertido riesgos diferenciales para las y los firmantes de la paz y sus núcleos familiares en diversos escenarios territoriales de la Sur Amazonía, entre ellos San Vicente del Caguán, Puerto Rico y El Doncello, Puerto Guzmán, San José del Fragua, Curillo, Solita. Así como San Miguel, Valle del Guamuez, Orito, Puerto Asís, Puerto Caicedo, y Puerto Leguízamo”.


Adicionalmente, hay que mencionar que esta zona a donde se trasladaron los firmantes, luego de salir del ETCR Heiler Mosquera, se convirtió en una Nueva Área de Reincorporación (NAR) y justamente muchas veces se ha insistido, tanto por los firmantes, como por distintas organizaciones, sobre la atención y estrategias para garantizar la seguridad a quienes hacen parte de estas. De hecho, la Defensoría también insistió sobre esto en la reciente Alerta: “quienes se encuentran por fuera de los AETCR o Nuevas Áreas de Reincorporación (NAR) están expuestos a conductas vulneratorias como homicidios, desplazamientos forzados, extorsiones a sus proyectos productivos y amenazas directas, llamadas o mensajes de textos de miembros de grupos armados ilegales”.


Sobre estas NAR Iván Duque ha hablado poco o nada, mientras que Emilio Archila Peñalosa, Alto Consejero para la Estabilización y Consolidación, en una entrevista en Pares, dijo que no hay ninguna decisión que haya reconocido las NAR, y aunque señaló que las acciones dirigidas desde esta instancia son para todos los excombatientes, independientemente de que estén en los antiguos ETCR, aclaró que “las únicas acciones que no cubren a la población que está por fuera de los Antiguos ETCR son, precisamente, la protección que hay para estas zonas”. Vale la pena señalar que existen cerca de 75 NAR a nivel nacional que albergan aproximadamente 9 mil exguerrilleros, una de esas, como se mencionó, es La Granja, espacio donde además existe COMUCCON, la cooperativa que convoca los proyectos productivos e iniciativas de los firmantes que en este momento se ubican en Puerto Guzmán.


En relación con esto último, hay que señalar que en esta zona se encuentran 41 adultos, 17 niños, y en total 23 familias, quienes han desarrollado 04 proyectos y 03 iniciativas, parte de estas son un vivero de restauración, un proyecto de mujeres y piscicultura, una iniciativa de cerdos, otra de microorganismos eficientes y un restaurante. Esto ha sido una prueba del constante compromiso de estos firmantes, incluso en medio de una situación de violencia cada vez más difícil. La cual, hasta el momento, ha dejado un saldo de 10 personas en proceso de reincorporación pertenecientes a COMUCCON asesinadas. Adicionalmente, y en relación con las amenazas y persecución de las que son blanco quienes se acogieron al Acuerdo de Paz, según fuentes de Pares, varios de los integrantes de la cooperativa han sido víctimas de hechos de montajes judiciales.


Hay que resaltar que COMUCCON nació, como construyó Pares a través de los relatos de quienes hacen parte de la cooperativa, “por el deseo de asociarse a pesar de no saber qué iniciativa productiva iban a abanderar. De ahí en adelante empezaron a conocer de frente qué era eso de la vida ‘legal’, con los trámites burocráticos que eso conllevaba. Arrojados en esas lógicas, producto de lo acordado, a pulso fueron lidiando con las dificultades que suponía mantener la voluntad de paz puesta a prueba por los procesos institucionales. Asimismo, fueron reconociendo que asociarse ha sido su mecanismo de autocuidado”. De hecho, “con Jorgillo (asesinado ayer) se la jugaron por Puerto Guzmán. Lograron hacerse a una tierra por comodato. A través de la alcaldía y el consejo lograron la tierra” en que hoy por hoy se ubica La Granja.


Lea también: COMUCCOM: una apuesta de paz desde Puerto Guzmán, Putumayo

Por otro lado, hay que mencionar que según cifras del Partido Comunes han sido asesinadas 297 personas en proceso de reincorporación desde la firma del Acuerdo de Paz. De hecho, en enero de este año, y ante la constante situación de violencia en contra de los firmantes, la Sala Plena declaró que hay un estado de cosas inconstitucional a raíz de los incumplimientos en materia de garantías de seguridad para los exintegrantes de la antigua guerrilla Farc. No obstante, y a pesar de esto, y como radiografía de la falta de acciones del actual Gobierno, luego de esto, según el seguimiento de Pares, han sido asesinados seis firmantes de paz.


De acuerdo a lo anterior, el pasado 21 de febrero fue asesinado Fabian Alexander Rodríguez, quien también se ubicaba en Putumayo, pero en el ETCR Heiler Mosquera, ubicado en Puerto Asís, en la vereda La Carmelita —entre el corredor Puerto Vega-Teteyé. Este es el mismo ETCR del que hacían parte quienes conforman COMUCCON, quienes han denunciado la situación de seguridad en la zona. Además, este mismo 24 de febrero se registró un ataque armado contra el candidato a la Cámara de Representantes por el partido Comunes, Jair Torres, en el que fue asesinado uno de sus escoltas, Luis Caicedo Caicedo.


Por otro lado, y respecto a la situación de quienes se ubican en La Granja en Puerto Guzmán, hay que señalar que en esta zona tiene presencia el Comando Frontera, que antiguamente eran La Constru y la Mafia Sinaloa, es decir es un grupo que recoge practicas victimizantes de estas estructuras, asimismo, de este hacen parte disidentes del Frente 48. Además, se ha convertido en el grupo que más presiones y persecuciones causan a las personas en proceso de reincorporación. También en la zona se ubica en Frente Carolina Ramírez, el cual se afilia a los disidentes de la línea de Gentil Duarte. Estos grupos anteriormente nombrados están en disputa principalmente por las rentas ilegales, el control del paso entre el país y Ecuador y Perú, así como por su expansión al Caquetá. De acuerdo con esto, hay que traer a colación que luego del asesinato de Jorge Santofimio, el Frente Carolina Ramírez se pronunció respecto al hecho rechazándolo.


Hoy la situación de quienes hacen parte de La Granja, así como de COMUCCON, es preocupante, pues en Puerto Guzmán han construido su proyecto de vida, dado que además de las iniciativas productivas, también han sorteando su cotidianidad, han formado, y literalmente construido, sus hogares, esto por una constante lucha por la paz, lucha en la que ha resaltado la voluntad, pues una y otra vez ven cómo la vida de sus compañeros es apagada y amenazada, afectando todo un tejido que una y otra vez ha intentado rehacerse frente a los ojos de un gobierno que lo ha ignorado todo

Por eso, hoy la invitación es a rodear a los firmantes de paz, a exigir justicia y garantías de seguridad y vida digna, pero también a insistir por una implementación integral del Acuerdo de Paz.