Así administran justicia las FARC en sus territorios



Se podría decir que la guerrilla de las FARC tiene varias caras, tal vez hay dos importantes. La primera es esa cara violenta de la cual todo el mundo sabe, es decir, que hacen emboscadas, atentan contra oleoductos, hostigan pueblos, reclutan, y han secuestrado entre otras. Pero la otra cara importante de las FARC es que en sus zonas de mayor influencia, durante los 50 años de vida, construyeron mecanismos de tramitación de conflictos o administración de justicia paralela. Es decir, las FARC durante muchos años lograron construir un sistema paralelo de regulación social, el cual es déspota pero a su vez ayudó a mantener muchos territorios pacificados.

Para ilustrarlo colocaré dos ejemplos. Un líder social del Caquetá manifestaba que

“Hay áreas del Caquetá en que las FARC controlan la explotación de fauna y flora, de hecho hay zonas de Solano donde está prohibido la caza de animales silvestres y la deforestación. Lo mismo en San Vicente, donde está prohibida la tala de grandes extensiones de árboles, sino que eso está controlado.

También intervienen en riñas, en zonas de alta influencia guerrillera, como La Unión Peneya, y en (esos) municipios (…) ellos no permiten que entre vecinos hayan problemas por ninguna causa -si los hay, buscan solucionarlo-, ni permiten la entrada de personal nuevo al área: si alguien va a zonas con alta influencia de ellos, si va a trabajar como jornalero, debe llevar recomendación del presidente de la JAC donde anteriormente haya trabajado. También el campesino,