Andrés Escobar fue imputado, sin embargo, de nuevo el proceso quedó aplazado

Por: Laura Cano

Periodista Pares


Luego de un proceso de casi un año, este jueves, 31 de marzo, Andrés Escobar fue imputado, en calidad de autor por la Fiscalía, por los delitos de amenazas agravadas, lanzamiento de objetos peligrosos y usurpación de funciones públicas. Aunque por parte del ente de control la decisión fue tomada, el juez de garantías no pudo dar su veredicto, pues el abogado de Escobar renunció durante la diligencia, por lo que quedó faltando dicho paso para que se avale la imputación. Así, la audiencia fue suspendida y quedó para el 16 de mayo.


Hay que recordar que esta no es la primera vez que Andrés Escobar y sus abogados dilatan el proceso. En febrero, la audiencia de imputación de cargos fue aplazada por solicitud de la defensa. Esto se dio luego de que en enero también se aplazara este proceso con la Fiscalía. “El juez de control de garantías suspendió la diligencia ante la manifestación del señor Andrés Escobar de tener dificultades con su abogado de confianza. En ese sentido, el trámite de imputación no culminó ni ha recibido aval. La diligencia continuará el próximo 16 de mayo”, explicó el ente investigador.


Según dio a conocer la Fiscalía, este proceso también implica a 17 personas más. De estas, cinco son civiles y 12 policías, quienes también tuvieron responsabilidad en los ataques que se dieron en contra de las y los manifestantes de Cali en el marco del Paro Nacional del año pasado.


El caso en el que está involucrado Escobar


El 28 de mayo de 2021 se volvió a retomar la protesta social, luego de las nuevas jornadas del Paro Nacional convocadas desde el 28 de abril. Para ese momento, mayo, en varias zonas de Colombia las movilizaciones se vivían con tensa calma, pues en varias ocasiones estas terminaban en ataques de la Fuerza Pública contra civiles. Pero, en ciudades como Cali, también fueron otros ciudadanos los que agudizaron la situación violenta, pues varios de ellos salieron con armas, bajo el argumento de la defensa de los bienes materiales y el “orden”.


En la capital vallecaucana, ese 28 de mayo, se alertó que civiles estaban atacando a manifestantes en distintas zonas de la ciudad. Una de esas fue Ciudad Jardín, en donde se presentaron reportes de disparos en contra de las y los manifestantes. Dicha situación se pudo evidenciar a través de transmisiones en vivo que realizaron habitantes de la zona, manifestantes y personas de prensa.


Poco después se conoció que una de las personas de civil que estaba intimidando y amenazando a quienes protestaban en dicha zona del sur de Cali era Andrés Escobar, quien, al igual que las personas que estaban allí con armas de fuego, estaba actuando al, parecer, en complicidad y con el aval de la Policía. De hecho, para ese momento, desde la misma institución se había informado que al menos 10 uniformados entrarían a investigación, al ser acusados de permitir a civiles disparar contra manifestantes en dicha ciudad.


Lo que vino después de las grabaciones en vivo y a las fotografías que permitieron identificar a Andrés Escobar, fue una serie de intentos para limpiar su imagen frente a los graves hechos. Días después, el implicado grabó un video en el que se presentó y manifestó que era un empresario de la industria de la publicidad y que “no tenía intención de causarle daño a una persona, tampoco se presentó ningún herido ni mucho menos un homicidio. Los disparos (al aire) fueron para disuadir a los vándalos, ya que estaban avanzando para quemar el CAI; lo hubieran logrado si nosotros no hubiésemos estado ahí”.


Además, agregó que era “una persona de bien, trabajadora, sin antecedentes judiciales, pago impuestos (…) Comprometido con mi ciudad, me duele Cali”. Incluso, en dicho video señaló que el arma con el que había salido era una pistola traumática, y mostró el registro de la DIAN de dicho elemento y su factura.


No obstante, en junio, la Fiscalía abrió indagación por los hechos ocurridos. A pesar de que el proceso no parecía dar muchos pasos, medios como Cuestión Pública y 404 productora lograron poner sobre la mesa que el arma que Escobar mostraba en el video como la supuesta pistola con la que salió a amenazar a los manifestantes era diferente a la que verdaderamente tenía ese día.


Cuestión Pública, además, habló con Sebastián Caballero, abogado de las personas afectadas en los hechos. El profesional también le dijo al medio que: “Mientras en las imágenes obtenidas por Cuestión Pública se ve una pistola de color oscuro con proveedor ampliado [30 proyectiles], la mostrada por Escobar en el video del 31 de mayo es de color gris, con un proveedor sencillo [15 municiones]. Consideramos que la primera es de fuego, mientras que la segunda es traumática. La Fiscalía debe revisar esta nueva prueba”.


Tras todo esto, en diciembre de 2021, se conoció que Escobar sería imputado por la Fiscalía, proceso en el que ayer hubo un paso importante, al imputar delitos puntuales a Escobar, pero en el que de nuevo brillaron las dilaciones por parte de él y su defensa, por lo que se espera que el próximo 16 de mayo quede en firme la imputación, la condena, el tiempo de la misma y el tipo de reclusión.