Alarma por dramática situación sanitaria en las cárceles

Por: Francisco Daza Vargas. Investigador Pares.


El estado lamentable e inconstitucional del sistema penitenciario y carcelario es una realidad que ha estado vigente desde hace más de una década. Este señala que, existen afectaciones permanentes a las condiciones en que las personas privadas de la libertad cumplen su condena y que a su vez se suman a las vulneraciones de derechos humanos a las que se exponen cotidianamente.


Las cifras son impresionantes, según información estadística del INPEC, actualmente a nivel nacional hay 121.673 personas privadas de la libertad, en centros penitenciarios y carcelarios que tienen una capacidad de 80.763 cupos lo cual representa una sobrepoblación de 40.910 personas lo cual representa un hacinamiento del 50,65%.


Esto por supuesto representa un foco que desencadena múltiples afectaciones a esta población; problemas de salubridad y espacio son los más recurrentes en los centros penitenciarios y carcelarios del país. Asimismo, esto desencadena graves problemas de salud y violencia que parten de la insuficiencia de personal, recursos e infraestructura para prestar servicios básicos.


Las principales pr