Al oído de Rodrigo Rivera, “aquí no nos van a cumplir ni mierda”