6M: por la vida, la verdad y la memoria

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares


El pueblo volvió a tomarse la plaza pública el 6 de marzo. Este es el día de quienes, desde la dignidad, luchan para hacer memoria sobre las víctimas de Estado. A propósito, quise recurrir a unos versos de Gabriel García Márquez quien, coincidencialmente, cumplía años en esta fecha. García Márquez escribió “Si alguien llama a tu puerta una mañana/sonora de palomas y campanas/ y aún crees en el dolor y en la poesía./ Si aún la vida es verdad y el verso existe/”.

Porque la vida existe y la palabra sigue siendo dicha aun cuando el Estado esté empecinado en negarla.

Las organizaciones de víctimas, las organizaciones sociales y las organizaciones de Derechos Humanos convocaron a la cita. Además de la consigna de hacerle frente al desconocimiento del Estado sobre su responsabilidad en la violación de derechos humanos y el desconocimiento del Acuerdo de Paz, en lo que llaman una resistencia a la verdad y la reconciliación; cierra las puertas a una salida negociada al conflicto armado y no adopta las medidas que se requieren para frenar el asesinato de líderes sociales.

En total fueron 127 organizaciones que se sumaron a la iniciativa del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado en la Plaza de Bolívar.

Según cifras de la Fundación Paz & Reconciliación Pares, desde agosto de 2018, cuando el presidente Iván Duque llegó a la Casa de Nariño, han sido asesinados 41 líderes y lideresas en el país. En este sentido, las organizaciones instan al Estado ya que no ha promovido medidas que garanticen la protección en un problema que resulta estructural, profundo y complejo.


Frente a esta consigna las organizaciones señalan “la libertad para el porte de armas, la militarización de los programas de protección, el desfinanciamiento de los programas de reparación a víctimas, y la utilización del territorio nacional para promover la confrontación en vez del diálogo.”


En total fueron 127 organizaciones que se sumaron a la iniciativa del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado. La Plaza de Bolívar alumbrada por las velas de los asistentes y por todas partes, fotografías de aquellos que hacen falta en las familias de las víctimas que exigen verdad y garantías de no repetición.

La importancia de reivindicar su historia

Relatos, rostros y recuerdos sobre el recuerdo de la dignidad. En la plaza de Bolívar las personas cantaron los versos de Mercedes Sosa; le cantaron desde la memoria a quienes hacen falta. “Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida y entonces comprende cómo están de ausentes las cosas queridas por eso muchacho no partas ahora soñando el regreso que el amor es simple”

María del Pilar Navarrete, esposa de Héctor Jaime Beltrán Puentes desaparecido en la toma y retoma del Palacio de Justicia el 6 y 7 de noviembre de 1985. “Hoy conmemoramos a las víctimas del Estado, hoy, especialmente, hablamos de la importancia de reivindicar su historia, su memoria para que no los asesinen más y también para que los lideres sean recordados y no los continúen asesinado.


Soy Lucía Osorno Ospina, hermana de Pedronel Osorno quien fue detenido y desaparecido el 13 de mayo de 1989. “Hago parte de Movice, venimos adelantando un homenaje a los líderes sociales que han defendido el medio ambiente, las tierras, la educación. Estamos llamando al pueblo colombiano para que se de cuenta que estamos viviendo un genocidio y un horror. Estos líderes los necesitamos y seguir buscando que Colombia tenga una paz con justicia social”


Luz Marina Bernal, madre de Fairl Leonardo Bernal asesinado por la brigada móvil de Ocaña, Norte de Santander. “Nos encontramos para exigir el no asesinato de los lideres sociales y recordarle al Estado colombiano que debe responder por los crímenes de Estado que se han perpetrado a en el país, porque aun existen mucha incertidumbre sobre los mecanismos para por fin saber la verdad”.

¿Quién podrá defendernos?, los que están no son prenda de garantía

A lo largo del territorio nacional, las personas se concentraron en Barranquilla, Cali, Manizales, Sincelejo, Villavicencio, Barrancabermeja, Ibagué, Medellín Sogamoso y Bogotá; en rechazo a la impunidad de los crímenes de Estado y los asesinatos de líderes y lideresas.

En esta exigencia por la verdad, dentro de los señalados están el actual Ministro de Defensa Guillermo Botero, quién acusó a los y las lideresas del Cauca de financiar sus movilizaciones con dineros ilegales. El ministro dijo “Entonces cada vez que ustedes ven que cerraron la Panamericana o ayer que me cerraron unas carreteras en Nariño, detrás de eso siempre hay mafias organizadas, pero mafias de verdad, mafias supranacionales”.


Por otra parte, está el General Leonardo Barrera, cuestionado por investigaciones que lo salpican por ejecuciones extrajudiciales (falsos positivos) y por sucesos de corrupción dentro del Ejército Nacional. También alzaron su voz en rechazo al nombramiento como director y ahora enlace del Programa Gubernamental de Protección a líderes sociales (PAO).

A su vez, hubo un rechazo unánime para el Fiscal Néstor Humberto Martínez Neira, quien obstinadamente negó la sistematicidad de los crímenes contra las y los líderes sociales. Además, para Movice representa el silencio que niega la responsabilidad del Estado en múltiples vejámenes.