Salida de exjefes paramilitares atemoriza las regiones

Fundación Paz y Reconciliación Justicia y Paz

Los casos judiciales  de Justicia y Paz, proceso mediante el cual se desmovilizaron algunos bloques paramilitares durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, tienen en vilo a las víctimas de las AUC, que esperan su debida reparación y que se cumpla con el parámetro de verdad que permita esclarecer los hechos por los cuales se vieron afectados.

En primer lugar la posible extradición de Rodrigo Pérez Alzate, alias Julián Bolívar ex jefe del Bloque Central Bolívar, luego de que la Corte Suprema de Justicia diera el aval para que en cualquier momento pueda ser enviado a responder ante los tribunales americanos, tiene a los representantes de sus víctimas pensando en cómo hacer para que las reparaciones que solicitan no se les embolaten.

Según el alto tribunal, los delitos `por narcotráfico por los que Julián Bolívar fue condenado en Justicia y Paz estuvieron relacionados “únicamente al hecho de que la estructura paramilitar que conformó se financió y nutrió de esa actividad” y los delitos de narcotráfico por lo que los pide Estados Unidos, “son diferentes”.

“Así, los hechos fijados en el proceso de Justicia y Paz, en fallos que hicieron tránsito a cosa juzgada material, aluden a que la única relación del acusado con el narcotráfico,  estuvo dada por permitir que en los territorios bajo su dominio, terceros realizaran esas actividades, brindándoles seguridad, por lo cual cobraba un porcentaje”, dice el concepto.

Alzate bajo el mando del Bloque Central Bolívar, uno de los jefes paramilitares más poderosos. Fue socio de Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’, extraditado desde el 2008 a Estados Unidos. Está preso desde el 2006 y a punto de completar la pena máxima de 8 años en Justicia y Paz.

Rodrigo Pérez Alzate o ‘Julián Bolívar’, tiene varias de las verdades de una de las investigaciones más controvertidas de los últimos años: la de la banda de ‘los 12 Apóstoles’. Este grupo operó en Yarumal y otros municipios de Antioquia, y fue la base de los posteriores grupos paramilitares que delinquieron en la zona. La verdad sobres estos hechos, no se conoce del todo.

Juancho Prada conmociona al Sur del Cesar:

El exjefe paramilitar Juan Francisco Prada Márquez, alias ‘Juancho Prada’, quedará en  libertad en los próximos días, luego de que un magistrado de la Corte Suprema de Justicia le concediera  la sustitución de medida de aseguramiento.

La Corte Suprema de Justicia consideró que el exparamilitar contribuyó al esclarecimiento de la verdad y que los señalamientos que se le hacían, de continuar en su actividad delictiva no fue probada. El alto tribunal le ordenó seguir contribuyendo con los llamados judiciales para conocer los hechos en que se considere necesaria sus declaraciones, por lo que deberá presentarse ante los jueces de justicia y paz, cada vez que estos lo requieran.

En el fallo, elaborado con ponencia de la magistrada Léster González, se le ordenó pedirles perdón a las víctimas en una ceremonia pública; recibir y aprobar una capacitación de dos años en derechos humanos, Derecho Internacional Humanitario, justicia transicional y formas de reparación, y “someterse a valoración y tratamiento psicológico que conduzca a su plena readaptación”.

En las poblaciones  donde Juancho Prada ejerció  dominio temen por su regreso, porque según lo han dicho algunos habitantes que piden reserva de su nombre, que con su llegada va a ser muy difícil la reparación de sus bienes y la restitución de sus tierras, porque creen que el exparamilitar hará resistencia usando sus propios medios o uniéndose a grupos antirestitución.

Alias ‘Juancho Prada’ fue comandante del Frente Héctor Julio Peinado, un grupo paramilitar que sembró el pánico en las poblaciones de  Aguachica, San Alberto y San Martín en el Sur del Cesar y Ocaña en Norte de Santander. Según ha documentado la Fiscalía, este grupo paramilitar cometió más de 800 homicidios y exterminó movimientos políticos y sociales en la zona.