Hoja de ruta para el proceso de paz

Fundación Paz y Reconciliación Conflicto, paz y posconflicto, Farc, Home noticias, POSCONFLICTO

Un grupo de quince profesionales colombianos con experiencia directa en el proceso de negociación entre el Gobierno y las Farc, conocidos como el  Fondo de Capital Humano para la Transición en Colombia,  arropados  bajo la dirección del Instituto para las Transiciones Integrales (IFIT), con sede en Barcelona, España, proponen al Gobierno Nacional  una hoja de ruta que permita superar el limbo que actualmente vive el país con triunfo del No en la refrendación de los acuerdos de La Habana.

El documento consta de los siguientes nueve puntos en donde hacen una serie de recomendaciones, no solamente al Gobierno Nacional y las Farc, sino además a los votantes que se manifestaron en el plebiscito a favor del No y el Sí, la comunidad internacional y a la oposición política.

  1. Se les pide a las organizaciones de la sociedad civil continuar exigiendo el logro de un acuerdo definitivo lo antes posible y a la comunidad internacional seguir apoyando el cese el fuego y de hostilidades con el Mecanismo de Monitoreo y Verificación.
  2. Al Gobierno Nacional sugiere destinar recursos para apalancar, de manera rápida y efectiva, las intervenciones de política social y económica en las zonas más afectadas por la guerra.
  3. El Fondo de Capital Humano para la Transición en Colombia cree que es necesario avanzar  hacia la concentración en las llamadas zonas veredales transitorias, aceptando un proceso de resolución de la situación jurídica secuenciado, empezando por los delitos menos graves, con el fin de evitar posibles confrontaciones armadas y enviar un mensaje de tranquilidad a sus propias tropas.
  4. Las organizaciones de sociedad civil que apoyaron el Sí y el No deberían concentrarse en el reconocimiento de que la paz de Colombia depende del logro de un consenso más amplio”,
  5. Se les pide a quienes apoyaron el plebiscito “aceptar una paz que incluya a los sectores que respaldaron el No y a sus líderes. Los del No, deberán ser cautos en la generación de propuestas realistas que no pongan en riesgo todo el proceso de paz”.

Para lo anterior proponen  cuatro líneas a seguir:

1) Espíritu constructivo: cualquier cambio debe ser para mejorar el Acuerdo Final y ofrecer más garantías, no menos.

2) Realismo sobre lo que es posible acordar en la mesa de conversaciones, teniendo en cuenta la experiencia de los cuatro años de negociaciones con las Farc.

3) Oportunidad y agilidad.

4) Coherencia política respecto de la discusión pública sobre el plebiscito.

  1. En el caso de que se decidan acoger la propuesta de las colonias agrícolas, se debe definir su carácter, el tamaño máximo del lugar y quién estará a cargo de su administración,  además de las condiciones de cumplimiento de las sanciones, en particular para los jefes de las Farc que ya hayan sido condenados por la justicia ordinaria por delitos no amnistiables.
  2. En cuanto a la elegibilidad política, se propone definir las condiciones que se  debe cumplir, mientras se permanezcan en este tipo de reclusión y las que deben existir   entre el cumplimiento de la sanción y la posibilidad de participar en política para todos los casos de competencia de la Jurisdicción Especial para la Paz. En este punto, se pide aclarar que no habrá participación política durante el cumplimiento de la sanción y que en los casos de los comandantes guerrilleros, solo podrán hacerlo una vez hayan cumplido la restricción efectiva de la libertad de 5 a 8 años, contada a partir del día D+181.
  3. El Fondo de Capital Humano, cree que una vez hechas las correcciones al Acuerdo, es necesario una nueva refrendación popular, según ellos, “porque solo así se podrá valorar seriamente la decisión tomada por el pueblo el 2 de octubre y garantizar la legitimidad política y las herramientas para implementar de manera ágil y efectiva el Acuerdo dependen jurídicamente de esa refrendación”.
  4. El documento cree que una asamblea constituyente puede ser peligrosa, pues en ella porque al existir diferentes intereses al  general (como volver a instaurar la reelección presidencial o limitar la tutela) y existe la posibilidad de que se declare soberana y haya un desbordamiento de los límites temáticos.