Carta de jóvenes a Comisión de Paz

Fundación Paz y Reconciliación Conflicto, paz y posconflicto, Farc, Home noticias

Un nutrido grupo de estudiantes universitarios se reunieron con la Comisión de Paz del Senado de la República para elevar algunas propuestas a la mesa de diálogos con las Farc y reiterar su apoyo  a la paz en Colombia.

Bogotá, 25 de octubre de 2016

Señores: MESA DE NEGOCIACIÓN DE LA HABANA Proceso de Paz entre el Gobierno Colombiano y las FARC EP

Bogotá — Colombia.

Respetados negociadores del Gobierno colombiano y de las FARC-EP:

Nosotros los estudiantes de varias universidades en representación de muchos otros jóvenes del país como Acuerdo Ya, queremos agradecerles por la gran oportunidad histórica que este proceso de paz nos ha brindado a todos los colombianos. Hoy, finalmente, después de 52 años de guerra entre el Estado colombiano y el grupo de las FARC-EP, podemos vislumbrar una luz ante tanta oscuridad que hemos padecido.

Por lo anterior y por los resultados presentados en las urnas el pasado 2 de octubre en el Plebiscito, Miles de jóvenes alzamos la voz y salimos a las calles de nuestro país a manifestarle a Colombia que queremos un cambio, a decirle que no queremos seguir viviendo de la misma manera, a decirle que nos cansamos de las mismas formas políticas, del discurso agresivo, los engaños, la polarización y la incertidumbre de nuestro futuro, nos cansamos que otros decidan por nosotros.

Nuestro futuro no se trata de intereses, vanidades, y egos políticos; nuestro futuro debe cambiar el miedo por esperanza. Ya sabemos que pasó los últimos 50 años, ahora nosotros escribiremos los próximos años de una manera diferente. Somos la generación del cambio, Somos la generación que quiere sentir que tiene futuro, Somos la generación de la paz,

Nuestras acciones serán más grandes que las palabras y por esto nos comprometemos: a aprender a dialogar, a escuchar, a entender que mi vecino tiene los mismos derechos ‘que yo, a desarmar nuestras palabras y a cambiar la violencia por argumentos, a perdonarnos y reconciliarnos con quienes nos hayan lastimado por mínima que esta haya sido; a ser los veedores de la implementación de éste y de los futuros procesos de paz.

No vamos a dejar pasar nuestro momento, y por ello exigimos como principios en esta coyuntura nacional:

  1. Que las víctimas sigan siendo el centro de estos acuerdos; el corazón de este proceso debe seguir vivo.
  2. Que el cese al fuego se mantenga se cuide y se proteja; ningún colombiano vale más que otro.
  3. Acabar con la polarización, las mentiras y la manipulación que entorpecen éste proceso.
  4. Movilización deliberativa: bienvenidas las ideas, propuestas e iniciativas.
  5. La ONU se queda y cuida la vida de los Guerrilleros y sigue con su verificación; éste es imperante.
  6. La mesa de negociación sigue con su legitimidad y escuchamos su voz.
  7. Que las nuevas propuestas sean un avance y no un retroceso de la ya acordado.

Con sustento a las anteriores máximas, a continuación mencionamos lo que consideramos como esencial del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera:

  • Frente a la Reforma Agraria Integral

Consideramos que el acuerdo de Reforma Agraria Integral debe conservar su espíritu, el cual está centrado en el beneficio y protección de los derechos del pequeño y mediano campesino, alrededor de la distribución, acceso y derecho a la tierra, en los cuales este debe gozar de preferencia así como de aquellos que han sido víctimas del conflicto.

También consideramos que las propuestas que se incluyan en este punto deben versar sobre elementos que mejoren las condiciones de los ya mencionados como también deben tomar como punto de partida a las poblaciones marginadas como es el caso de la mujer campesina.

  • Frente a la Participación en política

El acuerdo sobre participación política debe mantener como principios rectores:

  1. La apertura democrática en Colombia 2. El sostenimiento y ampliación de las garantías institucionales y de seguridad a la oposición política para los nuevos actores políticos y sociales.

En ese sentido, debe defenderse el respeto al enfoque territorial y la participación política pluralista con garantías especiales para los habitantes de las zonas más golpeadas por el conflicto en el país, así como a las mujeres y a la población LGBTI.

  • Frente a la Solución al problema de las drogas ilícitas

Se deben respetar los lineamientos de la formulación de política integral donde se conserve el enfoque que el acuerdo propone para hacer frente al problema de las drogas ilícitas, enfatizamos en consecuencia los siguientes puntos:

  1. El tratamiento diferencial de cultivadores, consumidores y traficantes o comerciantes de drogas ilícitas 2. Los incentivos y proyectos del PLAN NACIONAL DE SUSTITUCION DE CULTIVOS ILICITOS que dependen de la implementación de la REFORMA AGRARIA INTEGRAL 3. La protección del medio ambiente a través de la erradicación preferentemente manual de los cultivos ilícitos, además de ello la suspensión definitiva de las fumigaciones con glifosato.
  • Frente al Sistema Integral de Verdad, Justicia. Reparación y No Repetición.

Respecto al punto de las víctimas, creemos que el modelo de justicia y de reparación tiene que seguir fundamentado en la verdad como principio para:

Reparar a las víctimas Reconstrucción histórica del conflicto Reconocimiento de todos los actores del Conflicto Ayudar a la localización de los desaparecidos por el conflicto armado

Lo anterior conlleva como consecuencia a:

  1. Mantener un sistema donde el sujeto central sea la víctima y no el victimario, por lo que abogamos el modelo de justicia restaurativa contemplado en el acuerdo.
  2. Asegurar que todas las personas que intervinieron directa o indirectamente en el conflicto y causaron daño contribuyan a la reparación de las víctimas.
  3. Que todos los agentes del conflicto sean investigados, juzgados y sancionados bajo el mismo sistema de justicia, el cual debe seguir siendo autónomo e independiente.
  4. Mantener instituciones que menciona el acuerdo como: La Comisión de la Verdad; El Tribunal Especial para la Paz; y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas.
  5. Y por último y no menos importante, la reconstrucción de nuestro tejido social la cual debe hacerse bajo los principios de verdad, justicia, reparación y garantía de no, para: Reparar integralmente a las víctimas y restituirles a ellas, las tierras que les fueron despojadas; Recuperar las practica sociales; Promover los pactos de perdón y convivencia; y Ofrecer seguridad a todos aquellos que hayan sido participes de este conflicto.
  • Frente a la Implementación de los acuerdos

En el punto de implementación la esencia de este acuerdo se basa en:

  1. La construcción de un pacto político nacional en el cual la sociedad civil sea veedora de la implementación del acuerdo en su conjunto 2. Debe perrnanecor el acompañamiento internr,,nional para la verificación, implementación y reincorporación 3. Conformar redes de apoyo nacional que aseguren de manera eficaz la verificación, implementación y la reincorporación de los desmovilizados a la vida civil, legal y constitucional.
  • Frente al Enfoque de género

El espíritu del acuerdo va en pro de la defensa de los derechos de las poblaciones vulneradas con ocasión del conflicto armado en Colombia en dos sentidos:

  1. Por su condición y reconocimiento como víctimas del conflicto; y 2. Por su doble condición de víctimas y de género dentro del mismo conflicto.

En ese sentido, destacamos la importancia de incluir este enfoque como transversal a cada uno de los puntos del acuerdo y punto de partida para la implementación de los mismos.

  • Frente al procedimiento de negociación

El movimiento estudiantil ha considerado que la legitimación de la negociación está en cabeza de la mesa de la habana, pues si bien los resultados democráticos del dos de octubre abren la posibilidad de dialogar para mejorar ciertos puntos de los acuerdos, ello no significa que la legitimidad y la representación de la mesa de la Habana haya cambiado, todo lo contrario, reafirma el compromiso y el deseo de paz de los que allí se encuentran sentados.

También creemos que es pertinente aclarar que por cuestiones de celeridad y transparencia, las negociaciones de la mesa de la Habana deben:

– Señalar a la ciudadanía un cronograma claro del proceso de negociación. – Y Comunicados diarios de lo que ocurra en la Habana

Cordialmente,

ACUERDO YA