Mujeres víctimas de la guerra dieron a conocer su verdad

www.eluniversal.com Notas breves del conflicto

Para *Berenice y sus coterráneas no fue tan fácil resistir la existencia en San José de Playón (Bolívar), después que muchos de sus hombres fueron asesinados, mientras que otros huyeron temiendo correr la misma suerte.

Por obra y gracia del conflicto armado colombiano, el pueblo quedó convertido en una aldea de mujeres, ancianos y niños. Pero fueron las mujeres quienes propusieron la resistencia. Decidieron quedarse, a pesar de que ya habían visto cómo morían sus hombres bajo las balas y los machetes de los paramilitares. Incluso, viendo que a una paisana embarazada, después de masacrada, le rajaron el vientre, le extrajeron la criatura de seis meses y se la pusieron en el pecho. Una burla macabra.

“Eso fue horrible –recuerda Berenice–, pero no quisimos desplazarnos. Allí nos quedamos. Muchas quedamos solas con nuestros hijos y sin un peso en los monederos, pero nos quedamos, a pesar de que el recuerdo de las matanzas no nos dejaba tranquilas. Para espantarlo, nos inventamos unos campeonatos de fútbol y unas noches de café tinto y chistes que terminaron dándonos fuerzas para continuar la tarea por la vida. Esas cosas muy poco se dijeron en los periódicos. Hasta ahora venimos a hablar de eso”.

Varios testimonios similares al de Berenice se escucharon en el auditorio de la Agencia Española para la Cooperación Internacional y el Desarrollo (AECID), de esta ciudad, durante el lanzamiento de la obra “La verdad de las mujeres víctimas del conflicto armado en Colombia”, que contó con la presencia de varias organizaciones femeninas, como también de agrupaciones cívicas, políticas y culturales.

El lanzamiento fue encabezado por mujeres como Consuelo Arnaiz, experta en género e investigadora del proceso; Dunia León, coordinadora Regional de la Ruta Pacífica en Bolívar; Nuris Sánchez, del equipo de coordinación regional y documentadora del proceso; y Ofelia Castillo, de la Fundación Tierra Patria.

La obra fue lograda por la “Comisión de verdad y memoria de mujeres colombianas”, una iniciativa de la “Ruta Pacífica de Mujeres”, movimiento feminista que trabaja por la tramitación negociada del conflicto armado en Colombia y por la visibilización de los efectos de la guerra en la vida y el cuerpo de las mujeres.

“Es la voz de las mujeres y su palabra la que se expresa en este informe, inédito en el mundo respecto a la narración y a la versión de la verdad que las mujeres dan a conocer sobre lo que han vivido por causa de la guerra, sus formas de afrontarla y de sobrellevar las huellas imborrables de tanta violencia”, se dijo en la presentación.

Asimismo se detalló que “para las mujeres, la búsqueda de la verdad y de la memoria desde sus propias experiencias y sentires significa desconstruir el dolor, contar, como ellas dicen, ‘con el espacio para nosotras, expresar nuestra verdad, porque acá solo se ha escuchado la verdad de los victimarios’”.

Son dos tomos que, en sus primeros apartados, plantean los marcos conceptuales de la verdad y la memoria desde una perspectiva feminista y en cómo esta Comisión de verdad y memoria de las mujeres colombianas ha concebido su trabajo aplicando la escucha y la sistematización de las narraciones de las experiencias de las mujeres víctimas.

Posteriormente, se aborda la dimensión de la violencia contra las mujeres, las pérdidas sufridas tanto en vidas familiares y cercanas como en huellas psíquicas, físicas, emocionales y de bienes materiales, entre otras.

Seguidamente se destacan las propuestas de las mujeres víctimas del Estado, reconociendo que este debe brindarles garantías y respetar su condición de víctimas.

Por último, el informe presenta conclusiones y recomendaciones, de acuerdo con los aportes que las mujeres refirieron.

*Nombre cambiado

Nota tomada del periódico El Universal de Cartagena