Los votos desaparecidos de Justa Libres

Editora Columnistas, Home noticias, OPINIÓN

Por: Laura Alonso, Investigadora de la Línea Democracia y Gobernabilidad- Pares

La noche del 11 de marzo de 2018, luego de las elecciones legislativas, el partido cristiano Colombia Justa Libres estaba sepultado. Sin embargo, después de una masiva movilización por redes sociales de sus seguidores y representantes, y del escrutinio por parte de la Registraduría, aparecieron alrededor de 35 mil votos. Como consecuencia, ahora es el segundo partido religioso con personería jurídica en Colombia.

Días después de las legislativas, la Procuraduría ordenó el reconteo y los líderes de ese partido encabezaron una protesta. De hecho, el único representante a la cámara que hasta el 11 de marzo había sido electo, Carlos Acosta, se empezó a dar cuenta de las irregularidades electorales porque justamente su voto no aparecía ¿qué ocurrió el día de las elecciones? ¿Dónde o en quiénes estaban esos 35 mil votos? Los votos desaparecidos son muestra la fragilidad y corrupción del Sistema Electoral Colombiano.

De acuerdo con Justa Libres pasaron de tener 431,418 a 466,491 votos. Esto logró la personería jurídica por parte del Consejo Nacional Electoral y tres senadores (John Milton Rodríguez, Eduardo Emilio Pacheco y Édgar Enrique Palacio), que se sumaron al representante a la cámara por Bogotá Carlos Acosta.

La gran incógnita de esta irregularidad electoral es si la Registraduría se pronuncia de manera oficial y acepta el fraude electoral, porque está claro el juego de intereses por parte de los órganos electorales y de los partidos políticos. Ninguno está dispuesto a perder escaños en el congreso 2018-2022, y Justa Libres tampoco está dispuesta a perder sus votos y menos su personería jurídica. Las tres nuevas curules de este partido significó que los partidos Conservador, Alianza Verde y la lista de la Decencia perdieran representantes en el senado.

De otro lado, y de cara a las presidenciales, Justa Libres aseguró que apoyará la candidatura de Viviane Morales quien está avalada por SOMOS. Esta candidata estaría representando aproximadamente el 70% de las iglesias cristianas y evangélicas de Colombia. Dicha decisión fue tomada en una asamblea del partido que tuvo lugar en Bogotá el fin de semana pasado y que contó con la participación de distintas iglesias y pastores de diferentes departamentos del país.

Finalmente, y dado el fraude electoral quedará por ver si después del reclamo y la pelea de Justa y Libres por sus votos, se les reconocerán los que no aparecieron en el conteo del pasado 11 de marzo de 2018. Es así como el vocero oficial, Jhon Milton Rodríguez, en las últimas semanas solicitó las garantías de sus derechos políticos como nuevo partido, e insistió en que se debe evitar la manipulación del umbral o votación reconocida.