claudia

Lista la candidatura del Partido Verde para las presidenciales en Colombia

Ariel Ávila Ariel Ávila, Columnistas

El viernes pasado el Partido Verde oficializó a su candidata presidencial para los comicios del próximo año en Colombia. Después de una especie de encuesta-consulta realizada en más de 40 municipios del país, Claudia López se impuso a Antonio Navarro. El Partido Verde es una estructura minoritaria en el Congreso de la república, pero paradójicamente las fuerzas alternativas son las que mejor marcan en las encuestas presidenciales, y los partidos mayoritarios tienen muchos problemas para encontrar candidatos. Pareciera que existe una crisis en la representación política, y personas como López o Sergio Fajardo registran muy bien en las encuestas. Mientras que entre los liberales y el Partido de la U existe una gran crisis y sus candidatos no superan el margen de error.

En todo caso la coalición aún no está armada, no será fácil llegar a un acuerdo, pero claro, ya existen conversaciones avanzadas, por lo menos se sabe que está muy cerca la posibilidad de tener listas conjuntas a Cámara y Senado, lo cual les daría mucha fuerza en las elecciones de marzo y también se sabe que existe avance en lo programático.

Todo parece indicar que la idea de Claudia López es la siguiente. En primer lugar, lograr unas listas fuertes a Congreso de la República, que permitan pasar de 5 senadores, o 10 si se cuentan Verdes y Polo, a no menos de 14 senadores y al menos a 10 Cámaras regionales. Igualmente, el mismo día de las elecciones a congreso se realizaría una gran consulta interpartidista. Mínimo entre López, Fajardo y Robledo, pero de ser posible, incluir al Partido Liberal, o al menos a Humberto de La Calle. Con ello, según este cálculo la coalición sacaría a Vargas Lleras en primera vuelta y la segunda sería contra el uribismo.

Sin embargo, existen dos grandes peligros: por un lado, no lograr la coalición, y por otro lado, aun lográndola, con una consulta en marzo y siendo la primera vuelta presidencial en mayo, es muy complicado armar una buena campaña en dos meses. Es decir, la consulta podría significar una gran ola electoral, donde se logre aglutinar al menos cuatro millones de votantes y con ello arrastrar ese optimismo hasta mayo y ahí lograr cinco millones de votos. Sin embargo, también una consulta a dos meses de elecciones presidenciales puede traer una gran frustración política.

En lo que algunos analistas coinciden es que hay que buscar alguna fórmula para noviembre de 2017. Es decir, López, Fajardo y Robledo, deberían hacer la consulta o una encuesta grande y resolver quien sería el candidato. A la vez que liberales y el partido de la U hagan lo mismo, para que la consulta en marzo sea entre dos candidatos. Con este tipo de coalición la cifra de votos podría llegar a 6.5 millones.

Lo cierto hasta el momento es que lograr armar esta coalición no será tarea fácil, aunque sí no hay coalición no se puede ganar. Lo más complicado es que el tiempo se agota y tanto el uribismo como Vargas Lleras ya arrancaron con toda la maquinaria electoral. Como se dice popularmente todo está para “alquilar balcón”.

Columna de opinión publicada en El País.com